Entregan el cuerpo de Mireya 9 días después; piden familiares justicia

Mediante rueda de prensa vía zoom, Jesús Rodriguez Olivas, padre de Mireya Rodriguez Lemus, activista asesinada el pasado 2 de septiembre, pidió a las autoridades justicia para su hija, y para todas las mujeres trans que son víctimas de una sociedad que desconocen los derechos humanos.

La madrugada del pasado 2 de septiembre fue hallado al interior de su vivienda en Chihuahua, el cuerpo sin vida de Mireya Rodríguez Lemus, activista trans a favor de los derechos humanos de las mujeres trans de la entidad, tras haberse reportado su ausencia durante varios días en espacios donde solía acudir de manera cotidiana a ejercer el trabajo sexual y a brindar apoyo a otras trabajadoras sexuales.

A semana y media de los hechos, familiares de Mireya, Unión y Fuerza de Mujeres Trans Chihuahuenses A.C. y organizaciones de la sociedad civil, que les acompañan en la búsqueda de justicia se pronunciaron para pedir a las autoridades de fiscalía se investigue como delito con razón de género, además de que los diputados y gobernador hagan valer la ley en favor de las mujeres trans.

Jesús relató que se enteró del cruel asesinato por parte de una amiga de su hija que también trabaja por los derechos de las mujeres trans, al ser de otro municipio dijo que tuvo que esperar nueve días para que las autoridades le entregaran el cuerpo, sin ninguna pista aún que ayude a dar con el responsable.

En conjunto con líderes de otras organizaciones en favor de mujeres trans, lamentaron  el desconocimiento de las autoridades en el ministerio público que en un inicio no sabían como poner a su hija en el acta, si hombre o mujer, si su hija tenía alguna operación para parecer mujer, recalcando que las autoridades no podían entregársela porque  reclamaba el cuerpo de una mujer cuando en la morgue había un cuerpo con genitales de hombre.

Agregó que ya desea termine la investigación y sea con responsables que paguen, pues ha sido una agonía.

“Estamos llenas de dolor porque personas con  odio y saña, llevaron a cabo el sangriento asesinato de Mireya, siento pánico igual que las otras chicas trans que además son trabajadoras sexuales, de ser víctimas de personas que desconocen que somos seres humanos, hoy fue mi hermana Mireya, tengo el temor de mañana sean otras, no es juntos, y el estado debe actuar e investigar el delito con razón de género”, comentaron las compañeras de Mireya.

“Responsabilizo a las autoridades, a los que toman decisiones, diputados, gobernantes que no hacen ejecutarías las leyes que protejan a las chicas trans, es una segregación de los derechos humanos por desconocimiento o transfobia, no les importan, pero hay que parar el hostigamiento y agresiones por el simple hecho de ser trans, ya enfrentamos discriminación en algún empleo, en la calle, en comercios y no es justo”, agregó Laura Hernández García – Consultorio Virtual “Arturo Díaz Betancourt”.

 

Comentarios