Por segunda ocasión, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) puso a disposición del Gobierno de la República sus 300 edificios en todo el país, para atender las principales necesidades de los niños que este lunes regresan a clases y no cuentan con áreas adecuadas, en el marco de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19.

“Este #RegresoAClases no será igual para todos, lamentablemente hay comunidades enteras del país donde niñas y niños no cuentan con televisión y mucho menos con una computadora con acceso a Internet. El reto es tan grande, que requiere de la solidaridad de todos”, reconoció la dirigencia nacional priista encabezada por Alejandro Moreno.

Refirió que sólo el 5% de estudiantes de bajos recursos cuentan con equipo de cómputo, “un dato que no le preocupa al Gobierno de Morena en el inicio de clases”.

Ante ello, el Revolucionario institucional propuso que, en coordinación con la Secretaría de Educación Pública y con la Secretaría de Salud, pudieran instalarse “salones seguros” en los auditorios y explanadas de Comités Directivos en zonas vulnerables, para aquellos alumnos que no cuentan con televisión o acceso a Internet, atendiendo en todo caso las medidas necesarias para salvaguardar la salud.

Asimismo, el PRI se comprometió a sufragar los costos de infraestructura, Internet y equipo. “Sin embargo, somos conscientes de la importancia que tiene la intervención directa de las autoridades federales, por lo que exhortamos a ambas Secretarías a atender a este llamado de auxilio social para quienes más lo necesitan”, llamó.

Pidió a la actual Administración federal, a apoyar a los padres de familia con un bono educativo, para cubrir los gastos de la educación en casa, que serán 500% más elevados.