Así usan las bombillas de tu casa para escuchar tus conversaciones

Pedro del Corral | MADRID
La Razón

Así usan las bombillas de tu casa para escuchar tus conversaciones.

Está claro que no hace faltan sofisticados medios tecnológicos para espiar las conversaciones de otras personas. Como tampoco se necesitan refinados elementos para ponerle freno. Lo adelantamos hace unas semanas, cuando publicamos que la Universidad de Washington (Estados Unidos) había demostrado que los asistentes de voz de nuestros teléfonos pueden ser hackeados sin que te enteres. Y que la única forma de evitarlo es colocando un trapo entre la mesa y nuestro móvil. Así de sencillo. Pues lo mismo ocurre con las bombillas.

Gracias a este método es posible escuchar conversaciones que tengan lugar en una habitación situada a 100 metros

Tal y como ha revelado un grupo de investigadores israelíes, existe la posibilidad de escuchar conversaciones privadas a través de vibraciones en las bombillas que tienes colgadas en tu casa. Esta nueva forma de espionaje ha sido bautizada como Lamphone y deja atrás los aparatosos micrófonos que, hasta ahora, se utilizaban para conseguir este mismo objetivo.

Para llevarlo a cabo tan sólo se necesitan un telescopio, el sensor electro-óptico, un adaptador DAC y un portátil. De tal modo que el sensor se utilizará para analizar el choque de los sonidos en la bombilla y el telescopio se empleará para controlar las vibraciones causadas por la presión del aire. A lo que hay que sumar un DAC para convertir la señala analógica en digital.

Según Wired, gracias a este método es posible escuchar cualquier conversación que tenga lugar en una habitación situada a hasta 100 metros de distancia. Tan sólo con las vibraciones de la bombilla. La única condición que se necesita para llevarlo a cabo es que haya visión directa a dicha bombilla desde el lugar en el que se está haciendo la escucha, ya que la luz que despide la bombilla se debe analizar, y si no hay contacto visual es imposible.

Para probarlo, los investigadores realizaron el siguiente experimento: intentaron descifrar un discurso de Donald Trump y una canción de Coldplay. Así, se situaron a 25 metros de distancia de la supuesta bombilla que recibía todas esas vibraciones de audio y las analizaron con el equipo tecnológico anteriormente mencionado. Y funcionó. Como puede verse en el vídeo adjunto, escucharon de forma bastante nítida ambas locuciones.

No obstante, este sistema cuenta con algunas limitaciones. No hay que olvidar que, en todo momento, se usaron bombillas colgante. Es decir, por el momento se desconoce si sería factible con una dentro de una lámpara o una fija en el techo.

Comentarios