China sanciona a seis legisladores de EE.UU. por el asunto Hong Kong

Lavanguardia.com – EE.UU. CORRESPONSAL

La represalia china a la presión ejercida por Estados Unidos ya empieza a tomar cuerpo.

El Gobierno de Pekín ordenó la detención en Hong Kong de Jimmy Lai, magnate de la comunicación posicionado a favor del movimiento democrático, aplicando por primera vez la nueva ley de Seguridad impuesta por China en el territorio semiautónomo.

Casi en paralelo y también con Hong Kong de telón de fondo, el régimen de Xi Jinping anunció que impondrá sanciones a once estadounidenses, entre estos cinco senadores y un congresista, aunque no consta ningún integrante del Gobierno Trump.

La cifra de once equivale al mismo número de dirigentes chinos, incluida Carrie Lam, jefa ejecutiva de Hong Kong, a los que la Casa Blanca aseguró el pasado viernes que impondrá un correctivo por su represión de las protestas a favor de una apertura democrática.

La venganza china incluye a los senadores conservadores Marco Rubio, Ted Cruz, Tom Cotton, Josh Hawley y Pat Toomey. También figuran el congresista Chris Smith. Además, entre otros, también están el director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth; el presidente del National Endowment for Democracy, Carl Gershman, y Michael Abramowitz, presidente de Freedom House.

Estos nombres fueron confirmados por Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Exteriores de China. Lijian vinculó directamente esta iniciativa como réplica a la de Washington. “En respuesta al comportamiento incorrecto de Estados Unidos, China ha decidido imponer sanciones a individuos de ese país que han tenido una conducta escandalosa respecto a asuntos relacionados con Hong Kong”, subrayó.

China ya comunicó el pasado mes que castigaría a Rubio, Cruz y otros estadounidenses tras criticar severamente a Pekín por su trato a la minoría étnica uigur.

Todo estos elementos forman parte de una escalada de la tensión entre las dos grandes potencias mundiales. Junto a la guerra comercial que abrió Trump, su Administración ha ido abriendo más frentes, tanto en el terreno tecnológico, primero con Huawei y ahora con las redes sociales WeChat y TikTok, sobre las que pesa su prohibición a mediados de septiembre en caso de que no las adquieran empresas de EE.UU.

La provocación, según Pekín, fue a más este lunes con el primer día de visita a Taiwán de Alex Azar, secretario del Departamento de Sanidad, en el que es el primer viaje de un alto cargo estadounidense a la isla, que Pekín considera territorio propio.

Ante la presidenta Tsai Ing Wen, Azar elogió la democracia de Taiwán y su respuesta para confrontar el coronavirus. Su encuentro estuvo puntuado por el ruido del vuelo de dos aviones de guerra enviados por China.

Comentarios