El estado sin valorar a empresarios que no pertenecen al sector burócrata: Santoyo

El representante de Casinos en el Estado de Chihuahua,  Aarón Santoyo, lamentó que el gobernador Javier Corral Jurado delimite a los pequeños empresarios de bares, cantinas, casinos y salones de eventos el quien sobrevive y quien no a la crisis por la pandemia, al reducir horario y advertir el quitar licencias a quien ejerce su derecho a la libre manifestación.

“No hay política de estado que valore el esfuerzo de miles de chihuahuenses que no pertenecen al sector burócrata y que deben trabajar para solventar lo más básico que es la alimentación y la salud.  Ahora amaga con quitar las licencias afectando el principal de los derechos que es la libertad de expresión. Y por supuesto que es una reprimenda de un estado que no dialoga y que no tiene la capacidad empática de comprender la enorme angustia y desesperación de quienes se ven ahora forzados a tomar las calles con el único propósito de verse escuchados en sus demandas que son válidas y procedentes”, comentó.

Anudado a esto el empresario local recordó que en cinco meses de paro total de actividades en varios sectores económicos y al no reactivarlos los ha sentenciado a la muerte, pobreza,  quiebra económica, endeudamiento, acecho de enfermedades físicas y mentales de miles de chihuahuenses que ahora mismo  no tienen la forma de llevar el sustento a sus hogares o de sacar su negocio adelante.

“Consideró que no hay un sustento científico que avale el nivel de riesgo que el estado ha considerado para la apertura gradual de actividades económicas. El gobernador ha decidido quien vive y quién muere y no en términos del Covid-19, sino de quién tiene la oportunidad de llevar el sustento a sus familias y quién no. Sin un fundamento científico que lo avale. Los recibos y servicios municipales y estatales no se han confirmado en ningún sentido. Electricidad y agua incluso se han incrementando, el cobro del Predial, revalidación, solo tienen descuentos por mora y no por concepto”, concluyó.

Comentarios