En Estados Unidos ha habido más de 400 ataques a la libertad de prensa ¿por qué?

DW actualidad

La Policía ha atacado a periodistas durante las protestas antiracismo. DW habló con Courtney Radsch, del Comité para la Protección de Periodistas, sobre el trasfondo de la degradación de la libertad de prensa en EE. UU.

DW: Según el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), en Estados Unidos ha habido más de 400 casos de violaciones de la libertad de prensa desde finales de mayo, ¿Qué tipo de violaciones?

Courtney Radsch: Trabajamos en estrecha colaboración con el Rastreador de la Libertad de Prensa de EE. UU. (US Press Freedom Tracker), que realiza todas las investigaciones y documentaciones. El Comité para la Protección de los Periodistas es un socio fundador del rastreador y hemos estado investigando más de 400 incidentes desde el inicio de las protestas por la injusticia racial y la brutalidad policial desde el 26 de mayo.

Esos incidentes incluyen arrestos por parte de la Policía, asaltos de agentes y manifestantes, disparos con proyectiles a los manifestantes, robo de equipos y una serie de diferentes agresiones que estamos documentando y poniendo a disposición en el sitio web del Rastreador de la Libertad de Prensa de Estados Unidos.

Al reportero de Deutsche Welle, Stefan Simons, le dispararon con balas de goma y amenazaron con arrestarlo en Minneapolis. ¿Qué tan común es eso?

Desafortunadamente, los ataques no letales con proyectiles, como el lanzado contra Stefan Simons por parte de la policía, es más bien frecuente. Durante las últimas semanas, hemos registrado al menos 89 incidentes con balas de goma o proyectiles, 27 con espray de pimienta y 49 con gases lacrimógenos.

No todos ellos fueron necesariamente dirigidos a los periodistas porque eran periodistas. A veces es simplemente una cuestión de estar en medio de una multitud que protesta. Pero ha habido numerosos incidentes en los que la Policía le apuntó directamente a los periodistas. Estamos profundamente preocupados por esto y pedimos que dicha institución abra una investigación sobre estos incidentes.

¿Qué significa para el estado de la libertad de prensa cuando la Policía persigue a periodistas, incluso frente a las cámaras en vivo, en un país como EE. UU., que se considera a sí mismo un “faro de la democracia”?

Es realmente inquietante que, a pesar de que las fuerzas del orden supieran que hay cámaras rodando, que incluso transmiten en directo en la televisión, hayan perpetrado esos ataques. Y, esto se remonta aún más atrás. Yo vivía en Los Ángeles cuando la sucedió la paliza contra Rodney King, que fue grabada. Pero los policías no fueron condenados. Eso llevó a un gran levantamiento en Los Ángeles que se remonta a 1991, 1992 y, por supuesto, mucho más antes.

Por otra, parte, el periodismo local en EE. UU. ha sufrido un fuerte declive en los últimos 10 o 15 años. Más del 20 % de los periódicos ha cerrado. Más de la mitad de los puestos de trabajo en las salas de redacción han sido eliminados. Y recientemente, como resultado de la pandemia, al menos 36.000 periodistas han perdido sus trabajos, han sido despedidos o se les ha recortado el salario.

¿Ve usted que la tendencia a la baja en el periodismo está relacionada con el aumento de los ataques a los periodistas? ¿Son un blanco más fácil porque son “débiles”?

Yo no diría tanto que son débiles y por eso es más fácil atacarlos. Creo que se trata más bien de la falta de confianza en los medios, la falta de conocer a alguien en los medios. Hay muchas fuerzas policiales y de seguridad locales que no conocen a los periodistas que cubren el acontecer diario, debido a que cada vez hay menos medios.

Hay una combinación de factores, entre los que se cuenta que el declive de los medios locales y de las salas de redacción impide establecer una relación directa con la Policía.

Pero también, creo que hay cada vez más gente que no entiende cómo el periodismo se relaciona con su vida cotidiana. Hay una tendencia a considerar el periodismo o los medios de comunicación como el blanco constante de la ira del presidente Donald Trump. La realidad es que el periodismo local es muy importante para los individuos en estas comunidades.

¿Qué significaría para los periodistas de todo el mundo que la libertad de prensa se viera aún más erosionada en Estados Unidos?

En todo el mundo se ha visto el declive de EE. UU. en términos de su liderazgo en la libertad de prensa y los derechos humanos. Esto se ha visto, no solo con la salida del país del Consejo de Derechos Humanos y la UNESCO sino de otros foros de cooperación internacional. Hemos sido testigos constantes de las reprimendas y denigración de la prensa por parte del presidente Trump y otros políticos.

Hemos observado cómo el Gobierno usa la retórica de deslegitimización del periodismo independiente llamándolo “noticias falsas” ha tenido eco en muchas partes del mundo y ha sido adoptada por líderes tan diversos como Duterte en Filipinas, Bolsonaro en Brasil, Orban en Hungría, Putin en Rusia y China y Egipto. Estos países que no necesitan realmente una pretensión de represión, se alegran sin embargo de tenerla en forma de “noticias falsas”.

Ahora, la pandemia les da otro motivo adicional para tomar medidas severas y controlar más la información. Y luego se completa con las imágenes de brutalidad policial contra los periodistas, sin mencionar a los manifestantes que también estaban cubriendo los hechos. Es realmente una combinación peligrosa de la disminución del liderazgo y el hecho de que no hay nadie más que los proteja. Así que los periodistas están en grave peligro en todo el mundo debido a esto.

Y añadiría una cosa más. El asesinato del periodista árabe Jamal Khashoggi puso en evidencia la falta de respuesta a ese crimen y de hacer responsable a Arabia Saudita, a pesar de que lo han demostrado informes de inteligencia. Esta combinación de factores ha creado una condición que nunca he visto en mi vida de periodista.

Comentarios