Generan el quinto estado de la materia en el espacio

Con información de Revista Newscientist

La Estación Espacial Internacional (ISS), donde se encuentra el laboratorio sofisticado que orbita a 400 kilometros de altitud sobre la Tierra, creó el quinto estado de la materia a través de un congelador llamado Cold Atom Lab (CAL).

Se trata de un condensado conocido como Bose-Einstein (BEC), el cual ha sido creado por primera vez en el espacio, menciona la Revista Nature.

Este condensado de Bose-Einstein, se forma cuando un conjunto de átomos de enfría hasta alcanzar el cero absoluto, es decir, la mínima temperatura posible (-273°C). Esta materia se forma a partir de nubes de gas compuestas por múltiples átomos que se comportan como si fueran uno solo, se “sincronizan” en una onda y comparten sus propiedades cuánticas.

Estos condensados fueron predichos por Albert Einstein y Satyendra Nath Bose hace más de 95 años, pero los físicos Eric Cornell y Carl Wieman lograron en el año de 1995, enfriar por primera vez un conjunto de átomos para que alcanzaran este estado, por lo cual recibieron premio Nobel de Física.

Ahora, un equipo de científicos han publicado sus resultados en la Revista Nature, las características de este estado de la materia que se generó en el espacio, que se logró a través de la instalación del Cold Atom Laboratory que fue lanzado en 2018 por la ISS y que pertenece a la NASA

“Esto es bastante notable porque te da un objeto mecánico cuántico de tamaño macroscópico”, mencionó Maike Lachmann de la Universidad de Leibniz en Hannover, Alemania.
Por su parte, Robert Thompson, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y varios de sus colegas que operan el CAL de forma remota, comenta que en su mayoría es sólo una demostración de que la máquina funciona, pero que vislumbra algo posible en algún futuro.

“Es más un logro tecnológico. Pero en el futuro, permitirá un amplio espectro de la ciencia”, recalcó Thompson

¿Cómo se logró el quinto estado de la materia?

Según lo mencionado por la revista, la principal ventaja con la que se cuenta es la microgravedad del espacio, ya que en la Tierra, la gravedad interfiere con los campos magnéticos necesarios para mantener este estado de la materia y así distorsionar el resultado por completo.

En la Tierra, los condensados Bose-Einstein suelen durar pocos milisegundos antes de dispararse, mientras en el espacio duran más de un segundo, lo que ofrece una oportunidad de estudiar sus propiedades y saber más de ellos.

 

 

Comentarios