El virus de la ultraderecha

Por: Francisco Flores Legarda

“Confiar no es saber todo sobre alguien, sino no necesitar saberlo.”

Jodorowsky

El sábado 30 de mayo se manifestaron sobre ruedas, en varias ciudades del país, un conjunto de ciudadanos atendiendo a la convocatoria de una organización de ultraderecha. El número de participantes, sus consignas antidemocráticas, todos los dislates que pusieron en pancartas y circularon en redes, no son suficientes para negarle atención al hecho de esta movilización. Sin ignorar su pequeñez, merece un análisis provisorio y preventivo. Por ello, a continuación, sugiero dos esquemas para poner al alcance de quien esto lee, las posibilidades nefastas de esa protesta motorizada. Su ansia golpista releva sus máscaras.
Un diagrama se refiere al nacional socialismo, los nazis, una descripción esquemática de algunas características de la fuerza política fundada en 1920 por Hitler en Múnich, Alemania.

Nazismo

Grupo de choque/ Noticias falsas/ Promotor de Golpe de Estado/ Racismo
El otro esquema representa los fascios de combate, organización seminal del partido nacional fascista fundado por Mussolini en 1921 y formado por los cientos de combatientes italianos desmovilizados al finalizar la Gran Guerra.
Fascismo

Grupo de choque/ Noticias falsas/ Promotor de Golpe de Estado/ Anticomunismo.

Si se proyectan estos diagramas para significar la protesta sabatina, encontraremos que la organización de grupos de choque no es todavía una característica que distinga a la muelle marcha citada. Lo que si tiene semejanzas diagramáticas es la emisión de noticias falsas (AMLO no es mexicano), la promoción del Golpe de Estado (fuera AMLO) y el anticomunismo (AMLO nos lleva al comunismo). El contenido racista no fue evidente en las consignas por el hecho de que esa manifestación queda reservada, hasta ahora, para efectos de la vida privada y permanece oculta en la esfera pública. En México no hay racismo, dicen. Pero todos hemos escuchados como el uso de manera despectiva las palabras como “indio”, “prieto”, “naco”, “chúntaro”, es corriente.
El que esta ultraderecha sea una minoría de minorías no niega que sea un riesgo para la democracia. Hay conjuntos socio-ideológicos más amplios. El anticomunismo puede ser elemento de atracción para católicos, tanto como para liberales. Los católicos terminaron rendidos frente a Mussolini (Pactos de Letrán, 1929) Los liberales terminaron apoyando el golpe de Estado de Augusto Pinochet en Chile (1973)
Pese a que el bloque comunista colapsó con la caída del Muro de Berlín (1989) el anticomunismo se recicla, se mantiene como ideología, latente o activa, de acuerdo con las circunstancias. Las políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador son la circunstancia para el reciclaje ideológico. En ningún discurso o texto se encuentra el propósito de establecer una economía soviética. No hay planes de expropiación, de eliminación de la propiedad privada, de instaurar consejos obreros de fábrica, ni de colectivización de las actividades agrícolas ¿De dónde sacan la amenaza comunista? Lejos de esa interrogante, de ese supuesto, lo que emerge es la controversia al interior del propio capitalismo: crecimiento económico con concentración de la riqueza o crecimiento con distribución.
El ejercicio de una política distributiva no es una idea original de AMLO. Después de sufrir dos guerras mundiales estaba claro para la mayoría de las naciones esa ruta. Roosevelt y su New Deal en Estados Unidos. El laborismo británico como vía hacia el bienestar que alguna vez se enunció en la frase de la cuna a la tumba. La socialdemocracia encabezada por Olof Palme, que hizo de Suecia un país a emular. América Latina también adoptó ese camino de la mano de Lázaro Cárdenas, Juan Domingo Perón y Getulio Vargas.
Entonces sí está muy claro de que no existe una inminente amenaza comunista sobre México ¿Qué es lo que sí existe? La clausura de un conjunto de rentas institucionales con costo al erario y que profundizaban las desigualdades sociales. Eso no les gusta a quienes se beneficiaban de ordeñar la riqueza pública.

Salud y larga vida.

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho.

@profesor_F

Comentarios