Preocupa a Banxico salida ‘sin precedente’ de capitales y nuevos brotes de COVID

Los integrantes de la Junta señalaron que temen fluctuaciones en el tipo de cambio y además consideran que un nuevo brote ocasionaría problemas financieros.

La Junta de Gobierno del Banco de México, señaló como principales preocupaciones para la recuperación económica del país la aparición de nuevos brotes de COVID-19 y el tiempo que tomará la normalización de las actividades productivas.

Aunque este miércoles Banxico pronosticó una contracción de hasta 8.8% de la economía, para 2020, la mayoría de los integrantes de la Junta esperan una recuperación durante el segundo semestre de este año, que se extendería al 2021.

Otra preocupación de los funcionarios del banco central es la salida de capitales del país, la depreciación del tipo de cambio y las limitadas medidas fiscales para apoyar a la planta productiva y mitigar los efectos de la pandemia de COVID-19.

“La mayoría señaló que se han registrado salidas de capitales sin precedente y que los inversionistas extranjeros han reducido su tenencia de valores gubernamentales en más de 250 mil millones de pesos”, precisa el texto de la reunión, en la cual los miembros funcionarios del banco central votaron de manera unánime una baja en la tasa de interés a 5.50%.

Un funcionario de Banxico indicó que la salida de capitales ha respondido no sólo al entorno global, sino también a factores idiosincráticos. Otro puntualizó que las fugas de inversiones continuaron desde la última decisión, aunque a un ritmo menor.

Banxico señaló como otra de sus preocupaciones el aumento de contagios o segundo brote, que ocasionaría problemas financieros y de solvencia.

“Con respecto al tipo de cambio, todos hicieron referencia a la importante depreciación que registró este año”, recalcó la Minuta.

La mayoría subrayó que se mantiene en niveles elevados, si bien algunos indicaron que recientemente ha cotizado en un rango más acotado.

La mayoría señaló que este entorno adverso contribuyó a las reducciones en la calificación de la deuda soberana y de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Acerca del crecimiento, coincidió en que el balance de riesgos está significativamente sesgado a la baja y consideró que está sujeto a incertidumbre, ya que se desconoce la duración y profundidad de los efectos de la pandemia.

Algunos señalaron que las medidas de mitigación y la confianza de los consumidores dependerán del desarrollo de una vacuna y de un tratamiento eficaz.

Uno advirtió de posibles daños permanentes a la planta productiva y al empleo.

“Algunos consideraron que la ausencia de un enfoque integral de apoyo, particularmente en virtud de la modesta respuesta fiscal, puede resultar en una recuperación más lenta”, subrayó.

Te puede interesar: ‘La generación del confinamiento’: COVID dejó a uno de cada seis jóvenes en el mundo sin trabajo: OIT

Ante la situación actual, la mayoría destacó la importancia de medidas fiscales de apoyo que no pongan en riesgo la sostenibilidad de las finanzas públicas.

“Al respecto, algunos consideraron que las medidas para apoyar a la planta productiva y mitigar los efectos de la pandemia han sido insuficientes”, puntualizó Banxico.

La mayoría reconoció que hay poco margen debido a las reducciones en la calificación de la deuda soberana, así como a la fragilidad de las finanzas públicas y de Pemex.

Algunos externaron que la contracción económica y el mayor déficit que se prevén para este año, limitan más el margen de maniobra.

“Frente a una coyuntura adversa, la mayoría destacó la necesidad de generar políticas públicas que den certidumbre a la inversión privada y la importancia de mantener fundamentos macroeconómicos sólidos”, refirió la Minuta.

Animal Político

Comentarios