J Balvin, el ídolo del reguetón celebra sus 35 años

Para sorpresa de muchos, J Balvin incursionó en la música con bandas de rock que integró en la secundaria y con las que interpretaban covers de Nirvana y Metallica; sin embargo, aunque su corazón es rockero, hoy es el reguetonero más escuchado en los últimos 10 años en México y fue el quinto artista masculino más sonado el año pasado en Spotify. Además de ser una de las figuras más influyentes en el género urbano.

Este jueves el colombiano celebra su cumpleaños 35 y su éxito no para. Recientemente estrenó el video de “Rosa”, de su disco “Colores”, que lanzó en plena pandemia de COVID-19 y en el que se alió con el creador plástico japonés Takashi Murakami, una de las figuras emblemáticas del arte contemporáneo, quien creo una flor para cada color del álbum.

El video salió después de “Verde”, “Rojo”, “Amarillo”, “Gris”, “Morado” y “Blanco”, y en éste J Balvin se convierte en un aprendiz de un guerrero Samurái. Toma el té con su maestro y, claro, practica algunas patadas y golpes, pero también perrea. Hasta el pasado 5 de mayo el video ya tenía más de seis millones de visualizaciones en YouTube.

José Álvaro Osorio Balvín, como es su nombre real, apostó al género urbano y comenzó a recorrer los bares de Medellín y aunque al inicio lo abucheaban o bateaban de las radiodifusoras que consideraban que el reguetón era música de vándalos siguió tocando.

“Nos decían, eso es de chirretes, nos trataban mal”, recuerda su expareja, la modelo y periodista Alejandra Buitrago, en el podcast de Spotify, “Made in Medellín”, que recorre la vida del cantante.

Debutó en 2004 con la canción “Panas”, pero fue con “Éxtasis” que alcanzó el éxito en su país. En 2009 entró al mercado estadounidense, con “Ella me cautivó”; a partir de este momento su fama llegó a países de América Latina y a Europa.

Cuando se presentó en el programa de Chabelo
Antes de pisar escenarios como el show de medio tiempo del Súper Bowl, J Balvin sorprendió en el emblemático programa mexicano “En Familia con Chabelo”, donde fue uno de los invitados especiales. En aquella ocasión deleitó al público con la canción “6 am”.

En esa época aún no portaba el vestuario que ahora lo caracteriza, para esa presentación eligió unos pantalones y una larga playera negra.

Tras su presentación J Balvin aprovechó para tomarse unas fotos con Chabelo, el amigo de todos los niños.

En la cima del éxito
Actualmente J Balvin está presente en los festivales más prestigiosos del mundo, desde el Lollapalooza hasta el Coachella y el Tomorrowland. Y ha hecho colaboraciones exitosas, como “Mi gente”, cuyo remix lo cantó con Beyoncé; “Con altura”, de Rosalía, otro fenómeno del género urbano a nivel internacional; “Safari”, con Pharrel Williams y el disco “Oasis”, con Bad Bunny.

Aunque, antes de la pandemia su música sonaba en los antros del mundo, J Balvin “no fue un joven que gozó de las discotecas”, pues no lo dejaban entrar por “feo”, señala su padre en el podcast “Made in Medellín”.

“La vez que quizo ir a la disco lo devolvieron por feo. Aquí en Medellín había una donde solamente podían ir los lindos… Me llamó y le dije ‘¿qué hacías en la fila de los lindos?, eso te da una lección en la vida”, comparte su padre.

Sin embargo, su influencia en los últimos años es tanta que, por ejemplo, en 2017 fue nombrado embajador de la Semana de la Moda Masculina de Nueva York, con lo que se convirtió en el primer latino en recibir ese título.

De la fama a la depresión
J Balvin compartió el periodo de depresión y ansiedad que vivió durante una gira por Estados Unidos, que a pesar de ello no canceló.

“Acabo de salir en ese momento de un caso de depresión y de ansiedad que casi me matan estos últimos dos meses y llevo tres semanas de estar de nuevo viendo la luz. Simplemente no me siento como J Balvin, soy un ser humano como cualquier otro.

“La gente dice: ‘tienes fama y dinero’, pero eso no tiene nada qué ver, la depresión le puede tocar al Dalai Lama, si hay un desbalance químico te tocó y punto, y no discrimina; puedes ser el más grande, el más rico o el más pobre… yo cambiaría todo lo que ellos piensan que es la felicidad porque mi cerebro estuviera otra vez funcionando de manera normal”, compartió J Balvin en “Made in Medellín”.

La Razón

Comentarios