Futbolistas españoles se niegan a absorber pérdidas por coronavirus

La crisis de la pandemia de coronavirus contagió las finanzas del futbol europeo. Mientras las pérdidas se calculan cuantiosas, los responsables de diferentes ligas y los jugadores han entrado en un periodo de tensión para llegar a un acuerdo sobre cómo será la repartición de los estragos económicos y quién cargará con más costos de este escenario.

La Liga de España y los jugadores no se ponen de acuerdo sobre la magnitud del recorte de salarios que se necesita para reducir el impacto financiero causado por la pandemia. Los futbolistas argumentan que la organización quiere que ellos carguen con casi la mitad de las pérdidas.

La Liga y el gremio de jugadores han estado negociando para tratar de encontrar formas de mitigar las pérdidas que pudieran llegar a casi mil millones de euros (mil 80 millones de dólares) si la campaña no puede reanudarse debido a la pandemia.

Los jugadores han dicho que están dispuestos a reducir sus salarios, pero no tanto como lo desean la Liga y los clubes.

De acuerdo con reportes en la prensa, la Liga espera pérdidas de 957 millones de euros (mil 30 millones de dólares) si se cancela la temporada; 303 millones (327 mdd) si se reanuda en estadios vacíos y 156 millones (168 mdd) si se reinicia con público en las gradas.

Los jugadores dijeron que el total de recortes de salarios propuesto por la Liga representaría 451 millones de euros (487 millones de dólares) si la temporada no es reanudada.

La liga hispana dijo que es responsable por preservar una industria que representa 1.37% del producto interno bruto del país y emplea a 185 mil personas.

En Inglaterra la tensión entre los involucrados no es menor. Los jugadores de la Liga Premier rechazaron un plan de los clubes para recortar sus salarios 30 por ciento durante la pandemia de coronavirus, escalando con ello una amarga disputa pública, con su gremio diciendo que el gobierno perdería más de 200 millones de libras (245 millones de dólares) en impuestos.

Eso sería perjudicial para el NHS (Servicio Nacional de Salud) y otros servicios financiados por el gobierno, dijo la Asociación de Futbolistas Profesionales.

La radical postura del gremio se produjo luego de más negociaciones el sábado con los clubes y la Liga, al tiempo que Liverpool se convirtió en el más reciente equipo de la Premier en desafiar la furia política al usar el plan de rescate del gobierno.

Liverpool siguió a Tottenham con el anuncio de que se acogería al plan gubernamental y dejaría de licencia a sus empleados.

Bajo el plan de retención de empleos en Gran Bretaña implementado el mes pasado con la declaración de la orden de quedarse en casa por la pandemia, los empleados de licencia pueden recibir 80 por ciento de sus salarios de parte del gobierno, hasta 2 mil 500 libras (3 mil dólares) al mes.

Liverpool dijo que los empleados a quienes concedió licencia aún recibirán 100 por ciento de sus salarios, pues el club aportará el 20 por ciento restante para asegurarse que ningún miembro del personal queda en desventaja financiera.

La Jornada

Comentarios