‘Turco’ Mohamed recuerda a Enrique Meza y a La Volpe como las personas que lo ayudaron a forjarse

Antonio Mohamed quizá nunca imaginó pasar su cumpleaños 50 en cuarentena por el COVID-19, cuando pensaba celebrarlo en grande con toda la familia y amigos; pero el ‘Turco’ agradece contar con la compañía de dos de sus hijos, en Monterrey, y con ellos hará una carne asada, brindará y partirá el pastel.

En un día tan especial, ESPN Digital platicó con Antonio Mohamed sobre quiénes lo ayudaron a forjarse como persona y como director técnico.

El ‘Turco’ llegó a México a los 23 años, contratado por Toros Neza; en ese equipo conoció a Enrique Meza, entrenador del que aprendió “muchísimo” y con el que estuvo cerca de obtener un título de liga (1997) que le malogró Chivas.

“Apenas llegó a Toros Neza, Enrique Meza me dio una clase de humildad, de respeto y de autoridad y eso me quedó grabado para toda mi vida. Es con la persona que más me identifico, de la que más aprendí. Meza ha sido mi más grande ejemplo como conductor de grupos. Me regaló un libro y un rosario. Todo lo que concierne a Enrique siempre será para mí un ejemplo”, afirmó.

El tiempo corrió y ya retirado, Antonio Mohamed tomó el camino de la dirección técnica (Zacatepec, 2003); en esa etapa fue aprendiendo tácticamente, pero menciona a Ricardo La Volpe como alguien también importante en su aprendizaje y “aunque no lo tuve como entrenador, aprendí muchísimo de él”.

“Con compañeros que tuve, ahora como técnicos nos hablamos, platicamos. Me gusta mucho cómo algunos paran a sus equipos, pero en este caso yo tengo mi pronta y me gusta que mis equipos jueguen como yo veo el futbol. Me gustan los equipos agresivos, intensos, que intenten ganar en todos lados”.

Antonio Mohamed siempre ha sido un personaje. Como jugador llenó de colorido los estadios, sobre todo el Neza 86. Convertía cada inicio de partido en un carnaval de máscaras, de cabellos pintados y a sus compañeros los metía en la misma fiesta que creaba.

“Ya estoy en una etapa en la que ya no me interesan tanto los reflectores. Estoy más tranquilo. No entro en ningún tipo de polémica y ahora solo disfruto lo que hago. Me gustaría ver a mis hijos crecer, ser abuelo (risas). Disfruto mucho este momento y me encanta ser entrenador y saber que ahorita lo más importante son los jugadores”.

Mohamed ha dirigido en México a Veracruz, Morelia, Xolos, América y Monterrey. Crédito: Imago 7
“Siempre desperté controversias, alegrías, polémica, discutía, me peleaba y he evolucionado por mi edad. Mi etapa de jugador pasó, las locuras, mi etapa de rebeldía; me puse los zapatos de colores, las licras, el pelo pintado y pasó. Hoy ya estoy en otro lugar. Me siento afortunado de haber disfrutado todo este tiempo en México. En 1997, 98 pude haber ido a jugar a Europa y quise quedarme a ir por dinero; aquí era muy feliz con su familia y mis hijos ya iban al colegio”.

MOHAMED, TODO UN ‘SHOWMAN’
Antonio ve el futbol como un show y se siente parte de él; por ello cuando aficionados le echaban ‘carrilla’ por su peso al verlo jugar y le ponían apodos ni caso les hacía.

“Hoy eso sería bullying (risas). Siempre he pensado que el futbol es un show y siempre fui parte del show. Para mí el show debe continuar y ojalá la pandemia (del coronavirus) pase rápido y el futbol siga, sabiendo que a partir de esto que pasamos va a haber un antes y un después”.

En 2018, cuando dirigió en España por vez primera (Celta de Vigo), su aspecto llamaba la atención y la prensa le daba mucha importancia a su forma de vestir.

“Eran sus opiniones y no me ponía a la altura de discutir o contrarrestar su pensamiento. Soy como soy y no voy a cambiar por el escenario en el que me tenga que parar. Me siento cómodo así y no voy a renunciar a lo que me toca hacer. Disfruto lo que hago y mi personalidad no la voy a cambiar”.

Volver a Europa no está en sus planes porque no quiere empezar desde abajo, dirigiendo equipos chicos para llegar a uno grande.

“Ya no tengo tantas de ganas de hacer todo eso; hace dos años sí y fui a un club que no era el correcto. Claro, si me llamara un equipo grande, voy”.

-¿Qué regalo de cumpleaños quieres?
“El regalo más grande sería que pase esto rápido (la pandemia) y que volvamos a ser normales. Éramos tan felices con todo lo que teníamos y no nos dábamos cuenta. Que esto que ocurre nos dé un grado de conciencia y solidaridad a todos, que podamos ser felices nuevamente, superando este virus que nos viene a poner en nuestro lugar. Lo chistoso es que a los 50 años aprendí a trapear (risas); así que si pueden mándenme un trapeador para seguir limpiando la casa. Eso quiero de regalo: un trapeador (risas)”, expresó.

ESPN

Comentarios