Nuevo León, Tabasco y Campeche detendrán la venta de alcohol durante la emergencia por COVID-19

Al menos tres estados del país han anunciado que detendrán la producción, distribución y venta de alcohol, como una de sus medidas preventivas, ante la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus COVID-19.

En Nuevo León, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón anunció que desde este 3 de abril cerrarán las empresas cerveceras, y se parará la distribución y venta de bebidas alcohólicas.

“La producción de alcohol y de bebidas alcohólicas no es esencial, se para la producción se para la distribución, y por lógica y consecuencia se para la venta en los establecimientos”, explicó en conferencia de prensa.

El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López —quien se encuentra en aislamiento por ser portador de coronavirus COVID-19— dijo haber firmado un decreto para cerrar desde este jueves 2 de abril “cierren todos los establecimientos mercantiles no esenciales”, así como la suspensión de la venta de alcohol y cerveza.

El mandatario estatal dijo haberse coordinado con los 17 presidentes municipales para que se detenga la venta de alcohol en todo tipo de establecimientos: depósitos, tiendas y supermercados.

De la misma manera, el gobierno de Campeche emitió un decreto que ordena la “suspensión de actividades para la venta y consumo de bebidas alcohólicas en todas sus graduaciones en los establecimientos mercantiles”.

La medida aplicará para bares, billares, centros nocturnos, restaurantes, salones de baile, cantinas y casinos.

Sin embargo, también anunció que “los minisúper, supermercados, tiendas de abarrotes, tiendas de conveniencia y demás establecimientos que venden bebidas alcohólicas en envase cerrado deberán observar la reducción de horario de venta”.

El horario para estos establecimientos será de 12 a 18 horas, por lo que el gobierno estatal exhortó a tomar medidas para evitar el acaparamiento de productos.

Animal Político

Comentarios