Una aventura amorosa fuerza el aislamiento de todo un pueblo en Argentina

Una mujer con síntomas de coronavirus se salta la cuarentena al llegar de España para tener un encuentro sexual.

La semana pasada, una argentina volvió de España y llamó a un amigo. Él es de Selva, un pueblo de 2.500 habitantes del norte argentino. Ella de Ceres, una ciudad vecina. El Gobierno de Alberto Fernández acababa de decretar la cuarentena obligatoria para todos aquellos procedentes de zonas de riesgo, pero hicieron caso omiso y se vieron en Córdoba, a 300 kilómetros. El viernes por la noche, ya de regreso, el hombre asistió a un asado con una veintena de amigos. Allí contó su fugaz aventura amorosa y también que ella tenía síntomas de coronavirus. La historia no causó el efecto esperado. Algunos de los asistentes lo increparon y otros se fueron, según han reconstruido medios locales. El joven, de 27 años, fue denunciado a las autoridades provinciales, que ordenaron poner a todos los vecinos de Selva en cuarentena.

“Así está la ciudad de Selva hoy, en cuarentena y aislada absolutamente. Todo por causa de dos personas que, en la ciudad de Córdoba violaron el auto aislamiento obligatorio. Debemos cumplir las medidas obligatorias, para prevenir cualquier posible circulación del Covid-19 !!”, escribió el lunes el gobernador de Santiago del Estero, la provincia a la que pertenece Selva.

Según Zamora, la mujer procedente de España dio positivo y es uno de los 79 casos de coronavirus registrados hasta la fecha en Argentina. El hombre con el que mantuvo relaciones sexuales está aislado, al igual que los demás habitantes de Selva. Todos los edificios públicos y negocios del pueblo están cerrados y patrulleros de policía recorren las calles para recordar a los habitantes que deben permanecer en casa.

Todo por causa de dos personas que, en la ciudad de Cordoba violaron el auto aislamiento obligatorio. Debemos cumplir las medidas obligatorias, para prevenir cualquier posible circulación del Covid-19 !!

Durante el fin de semana, el protocolo se activó también en Ceres, ubicada a 20 kilómetros de Selva, con 2.000 habitantes. “La Policía controla todos los accesos a la ciudad. Los medios de transporte pueden pasar por la ruta pero no entrar a la ciudad ni detenerse para el descenso de pasajeros. Por otra parte, los estancieros deben contar con un permiso que explique que su visita es estrictamente necesaria para que se les permita el acceso”, detallaron fuentes del Ministerio de Seguridad provincial.

En Córdoba, la ciudad donde tuvo lugar la cita, hay otras personas aisladas y bajo control. Según medios argentinos, la mujer está casada y uno de los posibles contagiados por coronavirus es su marido.

Argentina registró el primer caso de Covid-19 el pasado 3 de marzo y cuenta con 79 infectados confirmados hasta el momento, entre ellos dos mortales. El país sudamericano tiene cerradas sus fronteras, ha suspendido las clases, la actividad legislativa y judicial e insta a la población a trabajar desde casa si es posible y salir sólo lo imprescindible.

El País

Comentarios