Liverpool sufre una “maldición” con la Premier League

El conjunto de Jürgen Klopp, líder absoluto de la competición inglesa, busca levantar el trofeo y gritar campeón por primera vez en su historia. Sin embargo, debido al coronavirus, el torneo ha sido suspendido por tres semanas y aún hay incertidumbre sobre su continuidad.

Para comenzar, hay que hacerse una pregunta: ¿Cuál es la “maldición” de Liverpool en Premier? Desde su creación en 1992, momento en el que el certamen dejó de llamarse Liga de Fútbol para adoptar su actual nombre, los Reds no han podido obtener el título, aunque estuvieron muy cerca en varias oportunidades: fueron subcampeones en las ediciones 2001-2002, 2008-2009, 2013-2014 y en la última temporada, la 2018-2019, tras perder el campeonato en manos del City de Guardiola a pesar de haber hecho una campaña histórica (97 puntos).

En la liga actual, Liverpool cosecha 82 puntos, producto de 27 triunfos, un empate y solamente una derrota, ante Watford, consiguiendo así una ventaja de 25 unidades respecto de su perseguidor, Manchester City, a falta de 27 por jugarse.

Esta diferencia hace que sea casi inevitable que los dirigidos por Klopp sean campeones en mayo de este año, aunque su coronación se encuentra en peligro.

El pasado 13 de marzo, las autoridades de la Premier League tomaron la decisión de suspender la competencia luego de que Mikel Arteta, técnico de Arsenal, y Callum Hudson-Odoi, jugador de Chelsea, dieran positivo en el test de coronavirus.

En principio, la interrupción del campeonato iba a ser de tres semanas, por lo que la reanudación de la actividad estaba programada para el 3 de abril, pero los dichos del presidente de la Federación Inglesa de Fútbol, Greg Clarke, encendieron las alarmas nuevamente: “hay serias probabilidades de que la temporada no llegue a su fin y el título quede vacante”.

Después de la reciente eliminación en la UEFA Champions League ante Atlético Madrid, la derrota frente a Chelsea en FA Cup y ser goleado por Aston Villa en la Copa de la Liga, Liverpool podría quedarse con las manos vacías esta temporada y extender a 28 años su racha negativa sin títulos de Premier.

ESPN

Comentarios