Biden anota 3 de 3 contra un Sanders más debilitado

El exvicepresidente de EU amplía su ventaja en el número de delegados; supera a su rival con dos dígitos en todos los conteos; epidemia intimida a votantes.

Joe Biden barrió las primarias en Florida, Illinois y Arizona ayer, en el tercer martes de elecciones primarias, en busca de un candidato capaz de desbancar a Donald Trump, en los comicios presidenciales de noviembre próximo.

Los resultados aseguraron un liderazgo prácticamente insuperable en el concurso de nominación demócrata y, en teoría, excluyen las posibilidades de que el senador Bernie Sanders pueda remontar, aunque aún falta una veintena de estados por definir.

Ayer, apenas comenzaban a cerrar las primeras urnas, las proyecciones ya ponían a Biden al mando de la carrera demócrata, después de subir el marcador contra Sanders la semana pasada. Pero con sus victorias en los tres estados, queda poca duda de que él será el nominado.

En un discurso transmitido en vivo anoche, después de sus victorias en Florida e Illinois, Biden dedicó la mayor parte de sus comentarios a abordar la pandemia de coronavirus en curso. Agradeció a funcionarios estatales y a los trabajadores electorales, por sus esfuerzos en las primarias.

“Hoy, parece una vez más, en Florida e Illinois, todavía estamos esperando noticias de Arizona, nuestra campaña ha tenido una muy buena noche”, dijo.

Sanders también perdió Florida, Illinois y Arizona durante su candidatura primaria de 2016, contra Hillary Clinton y sus colaboradores esperaban una repetición de esta tendencia.

Aún así, se enfrenta a probabilidades abrumadoras, si espera atrapar a Biden en la carrera de delegados, y es probable que en los próximos días se enfrente a intensas preguntas sobre su futuro en la carrera y si debería continuar su campaña, en medio de la presión para ayudar a unir a los demócratas, en su objetivo de derrotar al presidente Trump .

Sanders aún no está eliminado matemáticamente de la carrera, pero prácticamente no tiene posibilidades de ingresar a la Convención Nacional Demócrata, en julio, con una mayoría de delegados.

Al mismo tiempo, la pérdida de Sanders en Florida fue aún más pronunciada que en 2016. Biden estaba en camino de llevarse los 67 condados del estado, incluidos varios que Sanders ganó hace cuatro años.

Con la nominación demócrata al alcance, Biden ahora se enfrenta a la tarea de unificar las facciones moderadas y progresistas del Partido Demócrata.

Eso incluye comunicarse con los patrocinadores de Sanders, principalmente los jóvenes votantes que apoyan abrumadoramente al senador de Vermont.

En sus comentarios de ayer, Biden trató de abordar la división, al decir que aunque él y Sanders “pueden estar en desacuerdo sobre la táctica”, comparten “una visión común”.

Agradeció a Sanders por su “pasión” y “tenacidad”, al abordar temas como la atención médica, la desigualdad de ingresos y el cambio climático. Luego hizo un llamado directo a sus partidarios.

“Permítanme decir, especialmente a los jóvenes votantes inspirados por el senador Sanders: los escucho. Sé lo que está en juego. Sé lo que tenemos que hacer. Nuestro objetivo como campaña y mi objetivo como candidato a presidente es unificar a este partido”.

Las primarias de ayer también se produjeron en medio de la pandemia de coronavirus. Otro estado programado para votar, Ohio, pospuso su concurso ante las preocupaciones sobre el brote.

Si bien la votación continuó según lo programado en tres estados, en Florida, los funcionarios se apresuraron a notificar a los votantes sobre los cambios y cierres de los centros de votación y cientos de trabajadores del recinto se retiraron.

En Illinois, los retrasos en los equipos llevaron a largas colas en otras mesas electorales. Y en Arizona, los funcionarios se movieron para reducir la cantidad de sitios de votación en el condado de Maricopa, para asegurar que tendrían suficientes suministros de limpieza y personal disponible.

Las primarias en estos estados serán las últimas durante al menos dos semanas. Georgia tenía previsto celebrar su concurso el próximo 24 de marzo, pero lo pospuso hasta el 19 de mayo. Aún así, Biden es el gran favorito para ganar el Peach State.

La Razón

Comentarios