Nocaut para la posteridad; a 30 años de la dramática victoria de JC Chávez ante Taylor

El legendario peleador mexicano conservó su título mundial con un triunfo en los últimos segundos.

Un día como hoy hace 30 años, Julio César Chávez protagonizó la pelea más importante en la historia del boxeo mexicano. Un grandioso nocaut restando menos de 10 segundos que lo proyecto a un sitio entre las leyendas.

Chávez, campeón en tres divisiones diferentes con 68 peleas, todas ganadas, era monarca superligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB); el estadunidense Meldrick Taylor tampoco conocía la derrota en 25 combates y estaba en su primera oportunidad para ser campeón; presumía un oro de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984.

Fue la pelea más difícil de mi carrera”, dijo Chávez, durante una conferencia ante jóvenes en Puebla, en diciembre. “Él era más rápido, más fuerte, pero en lo que no me ganó fue en que no tuvo más huevos que yo”.

Chávez había encontrado la horma de sus zapatos. Según los comentaristas de la transmisión de HBO había perdido los primeros 10 rounds, y de conseguir un inesperada nocaut mantendría su récord perfecto con su calidad de invicto y monarca del orbe. “Fue la única vez que perdí la noción del tiempo de la pelea”, recordó.

Antes a iniciar el decimosegundo round —último de la batalla— en la transmisión de la pelea se escucha una voz con acento español que motiva a Chávez a salir a darlo todo en el último momento. “Con cojones Julio, hazlo por tu familia, por México, con cojones”.

Estaba en juego todo, mi campeonato, mi invicto de 13 años, tenía mucho que perder, y salí a dar todo, fue el momento favorito de mi carrera”, explicó de aquella función en la que estaba abajo en las tarjetas antes del último round.

Chávez conectó una extensa combinación sobre Taylor mandándolo a la lona, el réferi Richard Steele aplicó el conteo de protección, le preguntó si estaba listo, y al no obtener una respuesta clara, decidió parar el combate faltando un par de segundos.

Chávez volvió a enfrentar a Taylor cuatro años después, pero en esa ocasión le pelea estuvo muy lejos de cumplir las expectativas de la primera, y el mexicano se llevó el triunfo por nocaut técnico después de ocho rounds.

Excélsior

Comentarios