Mujeres, pilares económicos en las entidades del país

Rodrigo A. Rosales Contreras

NIVELES DE INGRESOS INFERIORES AL DE LOS HOMBRES, EL PENDIENTE

Al cierre del 2019, el género femenino fue mayoría en la población ocupada del sector comercio, el más importante en el PIB nacional.

Las mujeres son pilares económicos en las 32 entidades del país debido a su alta participación laboral en el comercio, entre otras actividades económicas, que es el sector que más aporta a la economía mexicana. Sin embargo, el nivel de ingresos que reciben aún es inferior al de los hombres.

Según datos al cierre del 2019 del Inegi, en México, las mujeres son mayoría (más de 50% de los ocupados) en comercio, servicios sociales y restaurantes, y servicios de alojamiento.

En total, se registraron 55.68 millones de población ocupada, cifra de la cual, 39.6% corresponde a mujeres y 60.4% a hombres. No obstante, en el comercio, minorista y mayorista, de los 10.92 millones de ocupados, 53.1% perteneció al género femenino.

Otros sectores con preponderancia femenina fueron servicios sociales (64.7% de una población ocupada que ascendió a 4.36 millones de personas), restaurantes y servicios de alojamiento (59.3% de 4.43 millones) y servicios diversos (56.6% de 5.73 millones). Mientras que en la construcción, se presentó su participación más baja, con 3.7% de 4.26 millones de ocupados, es decir, por cada 100 habitantes que laboran en dicho sector, alrededor de cuatro son mujeres.

La importancia del comercio radica en que es el sector con mayor peso en el Producto Interno Bruto (PIB) nacional, con una contribución de 20.9% y, por ende, la mujer ostenta más presencia que el hombre en la fuerza de trabajo de uno de los principales indicadores del consumo interno.

A nivel estatal, de las 32 entidades, el género femenino es mayoría de la población ocupada en comercio en 25 estados, destacando Oaxaca, donde 61.5% de sus 284,498 ocupados en esta rama son mujeres. Le siguieron Nayarit (61.0% de 107,101) y Chiapas.

De los siete restantes territorios con una menor aportación femenil, sobresale que en éstos, más de 47% de los ocupados son mujeres al cierre del año pasado. La relación más baja es de Aguascalientes, con 47.8 por ciento.

En absolutos, la mayor cifra pertenece al Estado de México, con 952,089 mujeres laborando en el comercio; en seguida, la capital del país (411,390), Veracruz (397,143), Jalisco (393,312) y Puebla (301,421).

Y más se sustenta la importancia femenina en el mercado laboral por su participación en las actividades terciarias (comercio y servicios), que representan 65.2% del PIB nacional: de los 34.67 millones de ocupados en la República Mexicana, 50.2% se refiere al género femenino. En actividades industriales aporta 26.5% y en primarias, 12.4%, uno de los pendientes en inclusión.

Motores
De las economías más grandes de México, la mujer tiene más peso que el hombre en los sectores con mayor relevancia.

Por ejemplo, en la capital, con la mayor contribución al PIB nacional (16.4%), el género femenino es mayoría en servicios sociales (64.6% de la población ocupada), servicios diversos (57.2%) y restaurantes y servicios de alojamiento (52.4%); en comercio, que aporta 19.4% del PIB estatal, obtuvo una relación de 48.4%, contra 51.6% de hombres.

En el Estado de México, la segunda economía más grande (8.8% del PIB nacional), la mujer es mayoría en servicios sociales (70.5% de los ocupados), restaurantes y servicios de alojamiento (55.6%), servicios diversos (54.3%) y en comercio (51.1%); este último sector significa una cuarta parte de la actividad económica mexiquense.

En sólo tres estados, fueron más mujeres que hombres ocupadas en manufactura: Oaxaca (67.0% de sus ocupados), Guerrero (58.0%) y Campeche (55.6 por ciento).

Merma salarial
Si bien la mujer es un pilar en la economía del país, aún esta situación no se refleja en los ingresos que percibe.

Al analizar el peso del género femenino que perciben más de cinco salarios mínimos (26,508 pesos en la zona libre de la frontera norte y 15,402 pesos en el resto de México) resulta que ninguna de las 32 entidades hay más mujeres que hombres que ganan dicho nivel de remuneración.

El Economista

Comentarios