Aumentan dolores de cabeza de los Boston Red Sox con su pitcheo

Mientras esperan por los resultados de una investigación de Grandes Ligas (MLB), las malas noticias se siguen apilando para los Boston Red Sox.

Dos horas después de que los Medias Rojas informaran que el estelar zurdo Chris Sale fue sometido a una resonancia magnética para determinar las razones de las molestias en el codo que siguieron a su primer enfrentamiento con bateadores desde agosto, el zurdo venezolano Martín Pérez permitió seis hits y cuatro carreras (una limpia) y solamente retiró a dos de ocho bateadores que enfrentó de los New York Yankees en Tampa.

En total, los Yankees mandaron 11 bateadores al plato y anotaron seis carreras en la primera entrada contra dos lanzadores de Boston y terminaron ganando 9-1 para mejorar su récord de la Liga de La Toronja a 7-3. Boston ahora tiene 4-6.

Pérez, quien además tiró dos lanzamientos salvajes y transfirió a un bateador, oficialmente solo ha permitido una carrera limpia en 2.2 innings en dos aperturas en la primavera.

Pérez, un antiguo prospecto en la organización de los Texas Rangers, firmó un contrato de un año por $6,5 millones de dólares como agente libre con Boston, después de aparecer en 32 partidos, incluyendo 29 como abridor, en el 2019 con los Minnesota Twins.

Pérez, cuyos números anteriores no son su mejor aval (53-56, 4.72 en ocho años en MLB y 10-7, 5.12 en 2019), es una figura con una importancia extraordinaria en el plan de “sobrevivir con lo que hay” que tiene Boston para el 2020.

A favor de Pérez, quien cumplirá 30 años en abril, se puede argumentar que es relativamente joven, está aparentemente saludable, no puede sentarse en la comodidad que dan los contratos a largo plazo y su arma más reciente, una recta cortada que agregó el año anterior, sigue mejorando cada vez que sube al box.

Después del zurdo venezolano Eduardo Rodríguez, quien fue “el caballo” del club el año pasado (19-6, 3.81 y 213 ponches en 203.0 innings), Boston tiene muchas interrogantes y pocas garantías en su campamento de entrenamientos.

El zurdo David Price (y su salario de $30 millones anuales) fue enviado a los Los Angeles Dodgers en el cambio de Mookie Betts, mientras que la disponibilidad de Sale (quien está comenzando su extensión de cinco años por $145 millones) es una incógnita hasta que el doctor James Andrews, un especialista en realizar la operación “Tommy John” de reconstrucción del codo, termine de evaluar los resultados del estudio que realizaron al lanzador.

¡Intratable! Masahiro Tanaka se lució contra Boston Red SoxEl abridor de los Yankees lanzó tres entradas sin permitir hits ni carreras y ponchó a cinco bateadores. #PrimaveraESPN
Pero incluso si la operación Tommy John no es la recomendación de Andrews, muy pocos estarán optimistas con la rehabilitación de Sale, quien viene de su peor temporada (6-11, 4.40 en 25 salidas) y fue limitado a un poco más de 300 innings en los últimos dos años.

El derecho Nathan Eovaldi, quien tiene dos operaciones Tommy John en su brazo, tuvo efectividad de 5.99 y fue limitado a 67.2 entradas por las lesiones, después de firmar un contrato por cuatro años y $68 millones. Afortunadamente, el derecho de 30 años ha lucido superbo en la primavera, con ocho ponches y ninguna carrera en cinco entradas en sus primeras dos aperturas.

En ocho años en Grandes Ligas, Eovaldi, sin embargo solamente ha superado las 125 entradas en una temporada en un par de ocasiones. Con Eovaldi no se puede planear a muy largo plazo.

Los venezolanos Darwinzon Hernández y Bryan Mata, el mexicano Héctor Velázquez, el dominicano Phillips Valdez, los norteamericanos Matt Hall y Tanner Houck, algún veterano invitado a los entrenamientos fuera de roster o una posible adquisición barata son las otras opciones que tendrían los Medias Rojas para intentar “pasar el Niágara en bicicleta” con su pitcheo abridor esta temporada.

Y todo eso con un bullpen poco prometedor y en medio de una incertidumbre por la espera de que el comisionado Rob Manfred anuncie los resultados de la investigación que busca determinar si Boston usó indebidamente el sistema de repetición de televisión para sacar ventaja contra sus rivales en el 2018, cuando ganaron la Serie Mundial.

Un verdadero dolor de cabeza.

ESPN

Comentarios