Autonomía en agonía

Por: Bernardo cerdeira Cobos
En la Cistoria política de nuestro México, siempre se pugno por la instalación de organismos autónomos, con patrimonio y personalidad jurídica propios, para fines de garantizar el buen funcionamiento, de dichos órganos autónomos, con la integridad moral de brindar a la comunidad un universo de herramientas para salvaguardar sus derechos fundamentales, ante controversias del ejecutivo.
Manuel Gomez Morin, mejor conocido como el fundador de instituciones, fue el pionero de luchar por la creación de instituciones que fueran de libres del régimen del estado, para favorecer la democracia y equidad de la nación.
Entre las más conocidas fue dotar de autonomía al Banco de México, La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que fueron de las primeras en tener esta autonomía y bajo ensayos, estudios y proyectos de ley en la cámara baja, crear reformas para regularizar ampliamente la autonomía de los municipios.
Con el paso de los años, se consolidaron varios entes vestidos de autonomía, como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Instituto Nacional Electoral (INE), Fiscalía General de la Republica (FGR), Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (INAI), Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).
Entre otros, por citar los de mayor importancia, pero con la llegada de la 4 transformación al poder encabezada por López Obrador, se realizan acciones autoritarias, todo lo ocurrido con la designación de Rosario Piedra Ibarra como nueva presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos es vergonzoso.
Se pone a consideración de las cámaras el nombramiento del nuevo titular de la CNDH donde por requisito constitucional, no podía ser candidata por ser militante de un partido político (MORENA) luego, la votación en el Senado estuvo claramente viciada. Nunca hubo 114 votos como se quiso hacer creer y la señora Piedra no tenía, por ende, mayoría calificada.
Fue un burdo fraude. El propio líder de Morena en el senado, Ricardo Monreal, tuvo que aceptar que hubo 116 votos en aquella sesión y entonces se sacaron de la manga que los votos nulos o en blanco no contaban, como si esos legisladores no fueran parte del quórum.
Claro que Monreal tenía la obligación aberrante de defender la orden de AMLO, en medio de golpes, jalones, insultos, Piedra se convirtió en presidenta de una CNDH que con ello pierde autonomía y autoridad moral.
En un arrebato del poder, la 4T mexicana de manera arbitraria se adueña de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, posterior prepara todo para adueñarse del Instituto Nacional Electoral para destruir el órgano ciudadano que con tanto esfuerzo han construido los mexicanos.
Que en mi opinión el INE funciona, y funciona para bien ciudadano de organizar elecciones y crear mesas de participación ciudadana, no regresemos al pasado. ¿Que sigue después? ¿La Universidad Autónoma de México? ¿Banco de México? o ¿Municipios? Todo puede suceder no les extrañe, tienen la mayoría en el congreso de la unión y en la cámara alta.
Tiene dos formas de apoderarse del INE mediante el autoritarismo, como fue el caso de la Comisión de Derechos Humanos, utilizando todo lo que tenga directamente como Presidente de la Republica o mediante una reforma que le permita acomodar a su modo los integrantes consejeros del Instituto Electoral, claro seria acciones legislativas que puede emprender, repito tiene en su poder a ambas dependencias legislativas para manejarlas a su antojo, restando la autonomía de las mismas.
Que el INE se pierda como órgano ciudadano, para pertenecer al régimen del poder de la nación, se estaría no solo violentando la autonomía del instituto, se estaría viviendo en un estado arbitrario socialista.
No existiría a quien encomendar una elección federal, estaría todo amañado para los intereses de AMLO, tenemos como ciudadanos una enorme encomienda de defender las pocas instituciones de credibilidad, de lucha de años, para beneficio de la liberta de participar en equidad e igualdad de circunstancias, y cumplir con nuestro deber y derecho a votar y ser votados.

Gracias por su atención.
Twitter.
@BernaCerdeira.

Comentarios