¡Histórico triunfo de Parásitos en los Premios Oscar!

Por tercera ocasión un filme de habla no inglesa gana como Mejor Película en los galardones de la Academia de Hollywood.

El pasado cinco de enero en la ceremonia de los Globos de Oro, el cineasta coreano Bong Joon-ho removió las fibras de Hollywood al decir en su discurso como ganador de Mejor Película Extranjera, lo siguiente: “Cuando superen esa barrera de un centímetro de alto que son los subtítulos, podrán disfrutar de grandes películas de otra lengua”, dijo.

La noche de ayer se sintió como una respuesta a aquel discurso pues el filme coreano se alzo como la Mejor Película, el máximo galardón, en la ceremonia número 92 de los Premios Oscar, en una noche en la que Parásitos se convirtió en la máxima ganadora con cuatro estatuillas.

La primera ocasión que Bong Joon-ho subió al escenario fue como ganador de Mejor Guion Original, el cual parecía estar destinado para Había una vez en Hollywood: “Es el primer Oscar para Corea del Sur”, dijo el cineasta con orgullo sin saber lo que le esperaba el resto de la noche. El segundo premio era aún más cantado como Mejor Película Internacional (nombre de la categoría que antes era Mejor Película de Habla no Inglesa): “Estoy listo para beber esta noche”, dijo.

Sorprendentemente, primero como ganador de Mejor Director, una categoría que parecía tener afianzada Sam Mendes por 1917: “Cuando gané como mejor película internacional pensé que ya estaba terminado y estaba listo para relajarme”, sonrió Joon-ho; pero también dio uno de los momentos más importantes: “Cuando estaba en la escuela siempre estudiaba películas de Martin Scorsese. Sólo ser nominado es un gran honor. Nunca imaginé que ganaría”, dijo y el público se levantó a ovacionar a Marty. El discurso de ese tercer premio estuvo lleno de elogios para los otros nominados: “Me gustaría partir el Oscar en cinco pedazos para compartirlo con ustedes”.

Pero la sorpresa mayor estaba por llegar, pues hacia el final de la ceremonia se leyó el nombre de Parásitos como la Mejor Película, y en esta ocasión dejó a su elenco tomar el micrófono hasta que les apagaron las luces. Entre gritos actores como Tom Hanks y Charlize Theron pidieron más tiempo, y se los concedieron por unos minutos más hasta volver a silenciarlos con oscuridad.

Y sí, el triunfo ya estaba ahí. Se convirtió en la tercera película de habla no inglesa en ganar el máximo premio de los Oscar luego de que El último emperador (China/ Italia/ Francia/ Reino Unido), en 1988, y El artista (Francia), en 2012, lo lograran en sus nominaciones. Junto a ellas otra decena de filmes hablados en otro idioma que no sea inglés han optado por el máximo premio, entre ellos Roma el año pasado.

CEREMONIA. Con un musical de la actriz y cantante Janelle Monae, refiriéndose a la película Un buen día en el vecindario comenzó la edición 92 de la entrega de los Premios Oscar en Los Ángeles, California, en una ceremonia que se llevó a cabo en el Dolby Theatre de esta urbe. Y al igual que el año pasado, no contó con un único anfitrión: fueron los propios actores y actrices quienes se encargaron de anunciar a los ganadores.

Entre los ganadores hubo algunas remembranzas a la muerte del basquetbolista Kobe Bryant, pero sobre todo los momentos de humor robaron cámara, como James Corden y Rebel Wilson que se burlaron del VFX en Cats al momento de presentar el Oscar a Mejores Efectos Visuales; o cuando Julia Louis-Dreyfus y Will Ferrell dijeron que fueron editados de las mejores películas o cuando Maya Rudolph y Kristen Wiig dieron muestra de dotes actorales poco usuales.

Quizás lo más inesperado fue la aparición de Eminem cantando “Lose yourself” después de que Lin-Manuel Miranda presentó una mezcla de canciones. Billie Eilish apareció con una versión de “Yesterday” a la hora de hacer el In memoriam; y desde luego se disfrutaron los momentos musicales de las canciones nominadas, especialmente la de “(I’m Gonna) Love Me Again”, de Rocketman, la película basada en la vida de Elton John, que se llevó la estatuilla.

PREMIOS ACTORALES. Los rubros en actuación fueron los menos sorpresivos. El primero fue para Brad Pitt como Mejor Actor de Reparto por Había una vez en Hollywood (que también se llevó el de Mejor Diseño de Producción): “Me dijeron que sólo tenía 45 segundos este año, que es más de lo que el Senado le dio a John Bolton esta semana”, dijo refiriéndose a la falta de testigos durante el juicio de juicio político del presidente Donald Trump: “Estoy pensando que quizás Quentin haga una película al respecto. Al final, los adultos hacen lo correcto”, añadió.

Luego fue el turno de Laura Dern como Mejor Actriz de Reparto por Historia de un matrimonio: “Dicen que nunca conoces a tus héroes. Yo digo que, si eres realmente bendecido, ellos serán tus padres”, dijo en su discurso de aceptación y agregó “comparto esto con mis héroes actuantes, Diane Ladd y Bruce Dern. Los amo”, dijo hacia sus padres que estaban profundamente conmovidos.

Por su parte Reneé Zellweger fue nombrada como Mejor Actriz por Judy, sobre la vida de Judy Garland, y consideró que su premio es “una extensión del legado” de la actriz y cantante que interpretó en el filme, y dijo: “Señora Garland, usted es una de esas heroínas que nos distinguen”. Y cerró con una dedicatoria a “todos mis compañeros inmigrantes que creyeron en el sueño americano”.

Otro de los protagonistas fue Joaquin Phoenix como Mejor Actor por Joker: “El mejor obsequio es usar nuestra voz para los que no tienen voz. Pensé en los temas agobiantes que enfrentamos. A veces uno siente que defiende causas diferentes, pero veo un evento común: ya hablemos de igualdad de género, racismo o derechos de los animales, es la lucha contra la injusticia”. Concluyó citando emocionalmente una letra escrita por su difunto hermano, River Phoenix (quien murió en sus brazos), cuando tenía 17 años: “Corre al rescate con amor, y la paz seguirá”.

OTROS GANADORES. Joker también se quedó con el premio a Mejor Banda Sonora para la islandesa Hildur Guðnadóttir: “A las niñas, a las mujeres, a las madres, a las hijas que escuchan la música burbujeando dentro, por favor hablen. Necesitamos escuchar sus voces”, dijo al recibir su premio.

Sam Mendes no subió al estrado, pero su película 1917 sí se llevó tres premios a Mejores Efectos Visuales, Mejor Mezcla de Sonido y Mejor Fotografía para Roger Deakins. Con dos estatuillas se quedó Contra lo imposible a Mejor Edición y Mejor Edición de sonido. En el apartado de Guion Adaptado, ganó Taika Waititi por Jojo Rabbit, quien dedicó su victoria a “todos los niños indígenas del mundo que quieran hacer arte, bailar y escribir historias”.

Toy Story 4 dio otro triunfo más a Píxar como Mejor Película de Animación; American Factory dio consuelo a Netflix al ganar como Mejor Documental; El escándalo se quedó con el de Mejor Maquillaje; Mujercitas como Mejor Vestuario y también se premiaron a los cortometrajes Hair love (Animación), The neighbours window (Ficción) y Learning to skateboard in a warzone (If you’re a girl) (Documental).

La Crónica de hoy

Comentarios