Epidemia de coronavirus pegará duro a la economía del planeta, al comercio, monedas, empleo…

La declaratoria de emergencia internacional del coronavirus, lanzada ayer por la Organización Mundial de la Salud, ante la presencia en casi una veintena de países y por miedo a que la epidemia pudiera llegar a países con sistemas sanitarios insuficientes para detener la rápida infección, provocó alerta en todas las naciones.
Aunque nadie sabe exactamente cómo evolucionará el brote o hasta dónde llegará realmente su impacto económico, las preocupaciones en torno al coronavirus han aumentado: numerosas empresas como Starbucks, Ikea y McDonald’s cerraron temporalmente varios de sus centros de trabajo en China, mientras que aerolíneas como British Airways, Iberia, Asia, Cathay Pacific, Air India, Lufthansa, entre otras, suspendieron sus vuelos. Además, se espera una disrupción en las cadenas de producción global.

El brote del coronavirus, originado en China, ha debilitado la economía global y los pronósticos no son alentadores: aerolíneas han cancelado vuelos y numerosas empresas, incluyendo multinacionales como Starbucks, Ikea o McDonald’s, cerraron temporalmente varios de sus centros de trabajo en ese país asiático que maneja el 16 por ciento de la producción global.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el jueves la emergencia internacional ante la presencia en casi una veintena de países del coronavirus y por miedo a que la epidemia pudiera llegar a países con sistemas sanitarios insuficientes para detener la rápida infección.

“Declaramos esta alerta no por lo que está ocurriendo dentro de China, sino por la situación en otros países, y por el temor a que el virus pueda extenderse a lugares con sistemas sanitarios más débiles”, anunció el director general de la OMS, TedrosAdhanom Ghebreyesus, en rueda de prensa al declarar la emergencia internacional, la sexta en la historia de la OMS. La primera se activó ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus zika en 2016.

En la imagen se observan a empleados a la hora de la comida en una gasolinera cerca del sitio de construcción de un hospital de campo en Wuhan, China, el viernes 24 de enero de 2020. Foto: AP.

China informó a la OMS por primera vez sobre casos del nuevo virus a fines de diciembre.

Las autoridades de salud chinas informaron que, hasta el corte del jueves pasado, se han detectado más de 9 mil 692 casos, incluidas 213 muertes. También expuso que 171 casos son de personas curadas y dadas de alta.

Además, 18 países también han registrado personas infectadas, mientras los científicos tratan de entender exactamente cómo se propaga el virus y qué tan severo es.

El coronavirus ya ha superado en número de casos en China a los que causó el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS), la anterior crisis sanitaria iniciada en ese país en los años 2002 y 2003, en la que las autoridades del país fueron muy criticadas por su falta de transparencia y la lentitud de su respuesta.

Además ayer, en Estados Unidos, las alertas se prendieron luego de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y los funcionarios de salud pública de Illinois confirmaron la primera transmisión del coronavirus de persona a persona en la nación .

El nuevo paciente es el cónyuge de una mujer de Chicago que trajo la infección de Wuhan, China, el epicentro del brote, dijeron funcionarios de salud de Illinois durante una conferencia de prensa. La transmisión convierte a los Estados Unidos en al menos el quinto país donde la infección se está propagando a través del contacto de persona a persona.

Esta noticia provocó que el Departamento de Estado de Estados Unidos elevara su advertencia de viaje a China del Nivel 3 al Nivel 4, lo que significa “no viajar a China”. La decisión se tomó tres días después de que cambió su nivel de alerta a 3 –el pasado lunes–, lo que significa “reconsiderar los viajes a China” debido al nuevo coronavirus”.

Un empleado del gobierno rocía desinfectante en un edificio residencial en Wuhan, en la provincia de Hubei, China, el martes 28 de enero de 2020. Foto: AP.

En México, las autoridades sanitarias dieron a conocer las acciones que el Gobierno federal implementará ante la declaratoria de emergencia internacional por el brote de coronavirus en China.

En conferencia de prensa, José Luis Alomia, Director General de Epidemiología, informó que la primera medida que se tomó es reconocer a la Secretaría de Salud (SSA) como la dependencia encargada de dirigir la respuesta gubernamental ante la emergencia declarada por la OMS.

Además dio a conocer que ya se estableció un Subcomité de expertos que estará encargado de coordinar las acciones ante el posible arribo del coronavirus a México.

El Subcomité, denominado de Enfermedades Emergentes, coordinará de inmediato, y a nivel nacional, las labores de preparación para la llegada de la enfermedad.

Las preocupaciones en torno al coronavirus no son solo de salud, se deben en parte a los riesgos para el crecimiento económico global. Se estima que, durante el 2003, cuando sucedió el brote del SARS en China, el crecimiento económico del gigante asiático se vio afectado negativamente en 1 por ciento. Ante esto, la incertidumbre ha aumentado, ya que es probable que la propagación del virus frene el crecimiento económico de China durante el primer semestre del año, llevándolo a crecer 5 por ciento en lugar del 6 por ciento previamente estimado.

China, la segunda economía más grande del mundo, ya se desaceleraba incluso antes de que surgiera el coronavirus.

Al mismo tiempo, la economía mundial sobrelleva la caída económica de la India, la séptima economía del mundo, cuyo pronóstico de crecimiento fue reducido la semana pasada por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Nadie sabe exactamente cómo el brote evolucionará o cuál será su impacto económico. Las autoridades todavía intentan comprender el nuevo virus.

La expansión de la epidemia provocada por el brote de coronavirus originado en la ciudad china de Wuhan ha llevado a numerosas empresas, incluyendo multinacionales como Starbucks, Ikea o McDonald’s, a cerrar temporalmente varios de sus centros de trabajo en China, coincidiendo con las celebraciones del Año Nuevo Lunar en el país.

Además de los bloqueos de 17 ciudades dentro de China, Rusia decidió cerrar su frontera para evitar la propagación del virus, mientras que decenas de aerolíneas suspendieron sus vuelos a China. Por este motivo, aunado con la declaración del OMS, se espera lleve a una disrupción en las cadenas de producción global.

Air France, por ejemplo, anunció la suspensión de vuelos a China hasta el 9 de febrero, cuando anunciará si los reanuda o extiende su prohibición; en el mismo caso está British Airways, que puso de plazo el día último de febrero.

Además están Air Seoul, Egyptair, Lion Air, Lufthansa (hasta finales de febrero), Swiss Airlines ( hasta finales de febrero) y Austrian Airlines (hasta finales de febrero).

Otras aerolíneas que suspendieron o redujeron algunos vuelos a China son Singapore Airlines, que declaró capacidad reducida en vuelos a Beijing, Shanghai, Guangzhou, Shenzhen, Chengdu, Xiamen y Chongqing. American Airlines, que suspendió vuelos de Los Ángeles a Bejing y Shanghai hasta el 9 de febrero y el 27 de marzo, en cada caso.

Delta Airlines redujo los vuelos a 21 a la semana desde 42, y del 1 de febrero al 30 de abril. Cathay Pacific, por su parte, informó que reducirá progresivamente la capacidad hacia y desde China continental en un 50 por ciento o más, desde el 30 de enero hasta finales de marzo. Finnair suspendió vuelos a Nanjing y Beijing hasta finales de marzo, y Turkish Airlines también corto la frecuencia de vuelos a Beijing, Guangzhou, Shanghai y Xian del 5 al 29 de febrero próximos.

Empleados trabajan en una planta de fibras químicas en Nantong, en la provincia Jiangsu de China, el viernes 17 de enero de 2020. Foto: AP.

Este panorama es poco alentador debido al coronavirus, sin embargo podría tener un impacto positivo sobre la tasa de empleo en Norteamérica, aseguró el jueves el Secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross durante una entrevista con la cadena de televisión Fox News.

“El virus hace que las empresas tengan otra cuestión que considerar” a la hora de revisar su cadena de suministro, lo que podría fomentar que algunas industrias vuelvan a estar en manos principalmente mexicanas o estadounidenses”, declaró.

Ross, que ha trasladado sus condolencias a las víctimas del virus y sus familias, ha aseverado que “se trata de otro factor de riesgo a tener en cuenta, por lo que esto podría ayudar a acelerar el regreso de muchos empleos a Norteamérica, muchos de ellos a Estados Unidos”.

CAEN LOS MERCADOS

Los temores a la propagación del nuevo coronavirus originario de China y su posible impacto en la economía del Sudeste Asiático hicieron que los mercados de valores cerraran en rojo la mayoría de los días de esta semana.

La Bolsa de Tokio registró el jueves un nuevo descenso cercano al 2 por ciento y alcanzó su peor nivel en tres meses. El índice de referencia Nikkei cerró con un retroceso de 401,65 puntos o el 1.72 por ciento, y terminó en 22.977,75 enteros, su peor cierre desde el pasado 1 de noviembre.

El segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 25,18 puntos o un 1.48 por ciento, hasta 1.674,77 unidades.

La Bolsa de Tokio cayó el jueves hasta su mínimo en 3 meses por el coronavirus. Foto: EFE.

El índice de referencia de la Bolsa de Hong Kong, el Hang Seng, también cerró el jueves con pérdidas del 2.62 por ciento provocadas por el temor al impacto económico del coronavirus, que hizo que los 50 valores que lo componen finalizasen en rojo por segunda jornada consecutiva.

El selectivo restó 711,5 puntos hasta los 26 mil 449.13, mientras que el índice que mide el comportamiento de las empresas de la China continental que cotizan en el parqué hongkonés, el Hang Seng China Enterprises, bajó un 2.77 por ciento.

Todos los subíndices cerraron con pérdidas: Servicios (-1.29 por ciento), Inmobiliaria (-2.08 por ciento), Finanzas (-2.37 por ciento) y Comercio e Industria (-3.27 por ciento).

El mercado de Vietnam encabezó el jueves las pérdidas en los mercados de valores del Sudeste Asiático. En Singapur, la bolsa de valores cayó 11.89 puntos, el 0.37 por ciento, y el indicador compuesto Straits Times cerró con 3 mil 170,68 unidades.

El coronavirus provoca el segundo pleno al rojo consecutivo en el Hang Seng. Foto: EFE.

En Indonesia, la plaza de Yakarta perdió 55,45 enteros, el 0.91 por ciento, y el índice JCI acabó con 6 mil 057.60 puntos. En Malasia, la Bolsa de Kuala Lumpur retrocedió 4,88 unidades, el 0.31 por ciento, y el selectivo KLCI terminó en mil 545.59 enteros.

En Tailandia, el parqué de Bangkok cedió 0.60 puntos, el 0.04 por ciento, y el índice SET acabó la jornada con mil 523.99 unidades. En Filipinas, la Bolsa de Manila perdió 69.63 enteros, el 0.93 por ciento, y el índice PSEi cerró con 7 mil 392.68 unidades. Mientras que en en Vietnam, el índice VN de la Bolsa de Ho Chi Minh (antigua Saigón) cerró con 959,58 unidades tras caer 31.88 enteros o el 3.22 por ciento.

SinEmbargo

Comentarios