El Escándalo: Los rostros de las víctimas de acoso

Como cada semana, nuestro experto en cine nos ofrece un panorama de los filmes que se exhiben en las salas del país, para que lo tomes en cuenta.

No todas aquellas propuestas cinematográficas coyunturales logran encontrar la sensibilidad correcta y terminan por darse a conocer como una película oportunista, en lugar de convertirse en un vehículo que alimente la reflexión del espectador. Afortunadamente El escándalo, el más reciente filme de Jay Roach (aquel director detrás de algunos filmes de Austin Powers o Los Fockers, pero por supuesto también de la juguetona y estilizada Trumbo), logra mostrar de manera inteligente algunos aspectos del sentir de las mujeres, necesarios para entender el fenómeno de acoso hacia la mujer.

Se trata de la deconstrucción de la caída de uno de los imperios mediáticos más poderosos y controvertidos de las últimas décadas, Fox News, y de cómo un grupo de explosivas mujeres logró acabar con el hombre responsable de él: Roger Ailes. La película nos cuenta cómo Gretchen ­Carlson (Nicole Kidman) golpea al fundador de Fox News, Ailes, con una demanda alegando acoso sexual, nadie podía predecir lo que sucedería después. Su decisión lleva a la corresponsal de Fox News, Megyn Kelly (Charlize Theron), a presentar su propia historia, así como a muchas otras mujeres, incitando a un movimiento que reverbera en todo el mundo.

Cabe decir que la película se compone de un reparto imponente en el que además de Kidman y Theron, se incluyen las actuaciones de Margot Robbie, Allison Janney, Kate McKinnon, Malcolm ­McDowell y una valiente actuación de ­John Lithgow, en el papel del magnate acusado. Cabe decir también que por este filme, Charlize Theron y Margot Robbie se encuentran nominadas al Oscar a Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto, con toda justicia.

Pero también cabe decir que da la impresión de que es una película que ha intimidado a la Academia de Hollywood por su propuesta crítica ante el abuso del poder, que desde que se dio el escándalo de Harvey Weinstein ha venido a perturbar a toda una industria. Quizás es por eso que su éxito en la temporada de premios (en pleno juicio de Weinstein) ha tenido que ser discreto y poco reconocido.

Es verdad que la película toma estructuras y tonos dramáticos de otros filmes como La gran apuesta o Spotlight, sin embargo encuentro un guion profundamente admirable por su capacidad de exponernos de una forma tan clara y contundente la incertidumbre y terror de las mujeres cuando se encuentran en una posición de acoso. El filme muestra efectivamente los distintos rostros de las víctimas, incluso desde sus responsabilidades y culpas.

Ya sea por cómo se habla de la manera en que una mujer como el personaje que entrega Charlize Theron (quien es un demonio interpretativo admirable), quien es una de las figuras del canal, pero que para alcanzar el éxito ha decidido callar, por lograr sus propias metas en un contexto en el que los hombres deciden el precio del éxito (una historia que parece repetirse con el personaje de Margot Robbie, que en cambio nos muestra el momento crucial de tomar una decisión que la marca de por vida); tanto como los riesgos de una figura como la que representa Kidman, para encontrar el valor de enfrentar a una figura que parece tener todo de su lado; hasta los dilemas laborales, personales e ideológicos que se derivan de todo el conflicto.

Desde ahí, estamos ante una película necesaria para hacer un juego de empatía en una época en la que lo más fácil es opinar desde la ignorancia.

ESTRENOS

Land: Tierra de nadie

Director: Babak Jalali (Italia, 2018)

Siempre he pensado que ser pretencioso no es un defecto, siempre y cuando, se tenga la capacidad de demostrar lo que se pretende. Es como aquella frase de Dr. House en la que argumenta que sólo se puede ser presumido si tienes cómo sostener la presunción. En una película como ésta se trata de encontrar una solemnidad innecesaria. Es el tipo de filmes de autor que nace para buscar un aplauso en un festival. La premisa nos cuenta la historia de la familia Denetclaw, unos nativos americanos que viven en una reserva. Uno de los hijos es alcohólico y un día termina hospitalizado por una golpiza; otro de los hijos ha fallecido en una misión como parte del Ejército de EU y el resto de la familia trata de luchar con la discriminación. Todo de una forma lenta innecesariamente. Densa hasta el hastío. Su contenido, aunque puede llegar a ser interesante, desde el punto de vista de los personajes y el contexto, en realidad es una historia que sofoca. Calificación: No gastes tu dinero.

La hora de tu muerte

Directora: Justin Dec (EU, 2020)

Quinn, una joven enfermera, descarga una aplicación para el móvil llamada Countdown, que puede predecir el momento exacto en el que una persona va a morir. En ese momento descubre que a ella sólo le quedan tres días de vida. Con el tiempo jugando en su contra y tras ser perseguida por una persona desconocida, tratará desesperadamente de burlar al destino antes de que se le agote el tiempo… En un intento por hacer alarde de un gran ingenio y creatividad al tratar de hacer una película de terror en donde el uso del celular sea el factor que provoca la muerte, se queda en otra demostración de lo absurdo que puede llegar a ser para unos la concepción del miedo. Se esfuerza mucho en ser entretenida, y en su búsqueda del susto al espectador (desde algo que se puede tener a la mano), es completamente risible. En su afán de tratar de ser original, se vuelve una fastidiosa odisea por salir de la sala.

La Crónica de hoy

Comentarios