Desigualdad social

“Esas espinas que te hieren
vienen del rosal que tú plantaste. La próxima vez siembra un árbol frutal.”

Jodorowsky

El gobierno de López Obrador tiene un objetivo distributivo, disminuir las desigualdades sociales. Por eso la orientación de los recursos públicos, servicios y subvenciones. El presupuesto federal se reordena y hay una reacción para defender la desigualdad. Las decisiones como la Ley de Austeridad Republicana, la cancelación de la condonación de impuestos a grandes contribuyentes como potestad del Ejecutivo, el fin de contrataciones amañadas en las que el funcionario se lleva una buena tajada, entre otras decisiones, generan malestar que se expresan en estrategias de desestabilización para que el gobierno recule, y si cae, mucho mejor.

El año pasado, la estrategia más destacada de desestabilización fue el movimiento en contra de la cancelación del aeropuerto en Texcoco. Protagonistas de esta reacción fue el empresario Claudio X. González y su ONG, el sindicato patronal Coparmex y el respaldo del actual director editorial del diario Reforma. El aeropuerto en Santa Lucía va.

Este mes de enero del año en curso se visibilizó ampliamente otra estrategia, ahora gestada en las entrañas del sector salud. Demandantes de servicio médico obstruyen actividades del Aeropuerto de la Ciudad de México. No se trató de una movilización espontánea. Ya desde el año pasado la demanda de pacientes por atender -lo que lleva años agravándose en el sector público de salud- se dio en la confluencia de las negociaciones para la compra de medicamento con el propósito de evitar precios inflados. En el impulso de esta nueva estrategia desestabilizadora se agregan otros componentes que no tienen que ver directamente con la compra de medicamentos. La disminución de salarios a los funcionarios del sector. También la reducción de la partida presupuestal aplicada a la publicidad gubernamental.

Hay algo distinto en el ensayo desestabilizador de enero. Si bien muchos medios se dejaron sorprender por la estrategia, destaca el protagonismo de Grupo Imagen (Prensa, radio y TV). Ya no hubo una asociación civil con la bandera anticorrupción. Ya no estuvo al frente la familia X. González. Cambiaron actores, pero no los fines. Cabe tener en mente que Grupo Imagen se reconfigura bajo el mando de una rama de la familia Vázquez Raña durante la presidencia de Vicente Fox. Familia que entre otros negocios dirige la cadena Hospital Ángeles, donde prestan servicios los médicos que también son funcionarios del Hospital Infantil Federico Gómez: Jaime Nieto Zermeño y Luis Enrique Juárez Villegas. Médicos que el día de la movilización del miércoles 22 de enero ya tenían los medicamentos y fueron una nulidad para informar a los padres de los niños con cáncer de ese abastecimiento. Sin advertir, supongo, que esos padres se quedaron a la intemperie, siendo fácil presa de provocadores que los condujeron hacia el aeropuerto a protestar, poniendo en riesgo a sus propios hijos.

En este país que se dice democrático, dispuesto siempre a las mejores causas, también hay defensores acérrimos de la desigualdad social.
Salud y larga vida

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho

@profesor_F

Comentarios