Triunfo el amor… pero el Príncipe Harry no quería romper con la familia real

Después de que los Duques de Sussex decidieran romper relaciones con la Familia Real, el pasado domingo el Príncipe Harry declaró su tristeza por verse forzado a renunciar a sus deberes reales en un acuerdo con la Reina Isabel y buscar un futuro independiente.

Fue el pasado sábado cuando en el Palacio de Buckingham se anunció que Harry y Meghan ya no serían miembros activos de la monarquía británica, ya no usarían sus títulos de “alteza real” y deberían pavimentar su propio camino en la vida, liberándolos para forjar nuevas carreras.

El nuevo acuerdo fue alcanzado con el propósito de poner fin a la crisis familiar.

Fue el domingo cuando el Príncipe Harry se declaró molesto, dijo que el resultado final no era lo que él había querido.

“Nuestra esperanza era continuar sirviendo a la reina, a la Mancomunidad y mis asociaciones militares sin fondos públicos. Lamentablemente eso no fue posible”, dijo el príncipe, el sexto en la línea del trono.

“He aceptado esto sabiendo que no cambia quién soy o cuán comprometido estoy. Pero espero que eso ayude a comprender a lo que se ha llegado, que me alejaré de todo lo que he conocido para dar un paso adelante en lo que espero pueda ser una vida más pacífica”, dijo.

La pareja comenzará una nueva vida dividida entre Gran Bretaña y América del Norte, donde pasarán la mayor parte de su tiempo. Ya no participarán en ningún evento ceremonial futuro o giras

“El Reino Unido es mi hogar y un lugar que amo. Eso nunca cambiará”, aseguró.

Hasta ahora la renuncia oficial de la familia real será a apartir del mes de marzo.

Dinero en imagen

Comentarios