Se endurece la lucha contra el cybergrooming y la pornografía infantil

El Parlamento alemán endurece la lucha contra el “cybergrooming”. A la promulgación de una nueva ley contra el abuso sexual de menores, siguen nuevas leyes de protección juvenil en la red.

La nueva ley contra el abuso sexual de menores fue bien recibida por las organizaciones de derechos de los niños. “También la política comprende por fin las dimensiones gigantescas de la pornografía infantil en la red”, dijo a DW Julia Weiler, de “Innocence in Danger”, en Berlín. La reforma legal es, según ella, una señal correcta y positiva.

Para la psicóloga Weiler, la resolución del Parlamento alemán es una respuesta al abuso sexual de al menos 1.000 menores en un centro de camping de Lüdge, y a la gigantesca red de pornografía infantil detectada en Bergisch-Gladbach, ambos en el estado de Renania del Norte-Westfalia: “La política por fin entendió, también porque no le quedó más remedio que entenderlo”, subraya.

Cybergrooming es el término que define las acciones realizadas por un adulto para establecer una relación y un control emocional sobre un menor, incluso haciéndose pasar por otro menor. Hasta el momento, esas acciones no eran penalizadas. Ahora, el Bundestag aprobó por mayoría una nueva ley que penaliza el intento de establecer contacto con menores en internet. Tanto el Partido Socialdemócrata (SPD), como la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) votaron a favor.

La ministra alemana de Justicia, Christine Lambrecht (SPD), aplaudió la decisión del Parlamento de establecer que ya incluso la toma de contacto con un menor es el paso previo al abuso sexual. “Los perpetradores actúan con la terrible intención de ganarse la confianza de un menor para luego abusar de él”, señaló. Es decir, que en el futuro también el intento de tomar contacto con un menor se castigará, aunque el adulto haya tomado en realidad contacto con un agente de Policía, o uno de los padres del niño o niña.

Alemania tiene su “Central Federal para la Protección de Niños y Jóvenes”

La ministra alemana de Familia, Franziska Giffey (SPD), exige, además de una mejor persecución penal, también una mayor prevención, y se refiere a la nueva Ley de Protección Juvenil, que debe ser aprobada este 2020. “Con esta ley obligamos a los proveedores de páginas de internet a tomar los recaudos necesarios para proteger a niños y a jóvenes. Puede tratarse de una preconfiguración, de modo que nadie pueda dirigirse por chat a los menores, o sistemas simples de alerta cuando un niño experimente una situación perturbadora en la red”, aclara Giffey. Asimismo, la ley prevé la indicación de la edad a la que puede accederse a películas, videojuegos y otros materiales de entretenimiento en internet. La ministra planea crear también una “Central Federal para la Protección de Niños y Jóvenes”. “Quien se niegue a tomar esos recaudos se enfrentará a multas caras. La protección de niños y adolescentes necesita reglas claras que sean aplicadas de manera consecuente”, advierte.

Los investigadores pueden “colarse”

Además, de acuerdo con la reforma legal, se permitirá a los investigadores encubiertos colarse en foros en línea con videos y fotos de abuso sexual infantil creados artificialmente. El trasfondo es que, a menudo, para el acceso a dichos portales se requiere cargar imágenes y videos de abuso de menores como un voto de confianza, la llamada “prueba de castidad”.

Hasta ahora, eso era un obstáculo para los investigadores, ya que habrían tenido que cometer un delito para poder continuar sus pesquisas y poder atrapar a los cibercriminales. El Parlamento aprobó esa parte de la ley por unanimidad. Si los hechos no se pueden aclarar de otra manera, en el futuro debería permitirse producir tales videos y fotos en la computadora y publicarlos con el consentimiento de un tribunal. Sin embargo, no se pueden usar imágenes de niños reales.

El comisionado de Abuso del Gobierno Federal, Johannes-Wilhelm Rörig, hizo campaña a favor de la reforma. Cuando los investigadores utilizaban videos ficticios de abuso sexual de menores para acceder a foros de internet, estaban al borde de cometer un delito contra el Estado de derecho. “Pero no debemos privarnos de esta oportunidad de combatir el crimen”, enfatizó Rörig.

La ministra federal de Justicia, Christine Lambrecht, recordó por su parte que hay terribles actos de abuso contra niños detrás de imágenes de pornografía infantil, y que el abuso a veces persiste: “Quiero proporcionar a los investigadores todos los instrumentos permitidos por el Estado de derecho para que los perpetradores, y también los patrocinadores y operadores de portales, puedan ser identificados rápidamente y sean condenados”.

Repensar la política

Sin embargo, Julia von Weiler, de “Inocencia en peligro”, quiere más: “El endurecimiento de la ley es una cosa, pero también tenemos que equipar adecuadamente a las autoridades investigadoras, es decir, al fiscal y a los tribunales, en términos de personal y materiales”, exige.

Además, la atención psicosocial de niñas y niños finalmente debe garantizarse en todo el país. Las víctimas necesitan urgentemente interlocutores y asesores competentes. Aunque von Weiler cree que los perpetradores serán más cuidadosos en el futuro, dada la magnitud de la red de pornografía, no cree que la investigación sea muy exitosa: “La probabilidad de ser atrapado es relativamente baja. Los perpetradores y perpetradoras saben que hay muy pocos funcionarios pisándoles los talones”. Sobre todo, es importante, por ejemplo, que tareas como la de su organización no sean ridiculizadas, como era el caso hace unos años, sino que se haya producido un cambio de mentalidad en la sociedad y la política, dice von Weiler: “Tenemos que entender que con cada caso de abuso sexual se pueden hacer fotos y videos. ¡Y eso lo cambia todo!”

Dw actualidad

Comentarios