Cómo detener la sexta extinción masiva

John D. Sutter es columnista de CNN Opinion y se centra en el cambio climático y la justicia social. Esta historia es parte de una serie de CNN llamada “Vanishing”.

Para comprender cuán importante es el asunto, no tienes que ir más allá de la definición de “extinción masiva”. Significa que las tres cuartas partes de todas las especies desaparecen, para siempre.

En toda la historia, eso ha sucedido solo cinco veces.

La sexta extinción sería la primera causada por humanos.

“Básicamente estamos aniquilando la vida en nuestro planeta, y esa es la única vida conocida… en todo el universo”, dijo Paul Ehrlich, profesor de estudios de población de Bing en la Universidad de Stanford.

“Es la vida la que dio forma al planeta, la que nos permitió vivir aquí. Es la vida que aún nos permite vivir aquí. (Si) no tenemos la diversidad de otros organismos, nos condenaremos”.

Estuve informando sobre la próxima crisis de extinción para una serie de CNN llamada “Vanishing“. Y puedo decirles que si bien este tema es enormemente deprimente, hay algunas buenas noticias: sabemos cómo retrasar o, con suerte, detener la sexta extinción.

Anthony Barnosky, otro experto en extinción, también de Stanford, me dijo que los humanos tienen como máximo 20 años para hacer cambios radicales sobre nuestra relación con la naturaleza. Si hacemos eso, dijo, podemos evitar la sexta extinción.

Tenemos 10 años para salvar la biodiversidad de la Tierra a medida que la extinción masiva causada por los humanos se afianza, advierte la ONU
Pero esto es lo que debe suceder, según los expertos:

1. Deja de quemar combustibles fósiles
Quemar combustibles fósiles y talar bosques tropicales está calentando la atmósfera. Eso está creando problemas para todos los rincones del mundo natural, desde las Montañas Rocosas en EE.UU., donde el pequeño mamífero pica se está sobrecalentando, hasta los océanos, donde los arrecifes de coral se están diezmando a medida que los océanos se calientan y se vuelven más ácidos.

Sabemos que para evitar lo peor del cambio climático, debemos limitar el calentamiento a un máximo de 2 grados centígrados. Para hacer eso, el mundo necesita estar fuera de los combustibles fósiles este siglo, con suerte más cerca de 2030 que de 2100. Eso es una tarea difícil, pero los investigadores de la Universidad de Stanford han demostrado que podemos hacerlo con tecnología existente como la eólica, solar y nuclear.

Así cambiaría el mundo con 2 grados centígrados más de temperatura
Las políticas que promueven una energía más limpia incluyen los impuestos al carbono, los sistemas de fijación de precios de contaminación máxima y comercial y los créditos fiscales a las energías renovables. El Acuerdo de París sobre el cambio climático también crea un marco para un cambio rápido lejos de los combustibles fósiles. Sin embargo, la administración Trump hizo que Estados Unidos, el segundo contaminador climático más grande del mundo, abandonara ese acuerdo y regresara a combustibles sucios y que calientan el clima.

Al menos 16 especies están clasificadas como en “peligro crítico” por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), lo que significa que la especie está enfrentando un riesgo extremadamente alto de extinción en estado salvaje. Uno de ellos es el leopardo del amur, una rara especie de leopardo que vive en las fronteras de Rusia y China. Pueden correr hasta 60 km/h y puede llegar a medir hasta 5 metros de largo y 3 de alto. Según el WWF, esta especie ha estado en cautiverio por más de 20 años y solo sobreviven 84 individuos. (Crédito: Getty Images)

Rinocerontes — Tres subespecies están en peligro crítico, según WWF: el rinoceronte negro, el rinoceronte de Sumatra y el de Java. Del rinoceronte negro, la población disminuyó dramáticamente en el siglo XX a manos de cazadores, según WWF. Entre 1960 y 1995, la población de los rinocerontes negros disminuyó hasta un 98%. Actualmente solo quedan poco más de 5.500 de estos animales, cuyo hábitat son las zonas semidesérticas de la sabana africana. A pesar de los trabajos de conservación, la especie es ampliamente afectada por la caza furtiva y el tráfico de cuernos en el mercado negro, según WWF.

Del rinoceronte de Java se estima quedan máximo 68 individuos, mientras que rinoceronte de Sumatra (en esta foto) se estima quedan menos de 100.

Orangutanes — Al menos tres subespecies de orangutanes están en la lista de peligro crítico de WWF: el orangután de borneo, el orangután y el orangután de Sumatra. Estos últimos, en la foto, han perdido sus hábitats naturales debido a la minería, la extracción de aceite de palma y la deforestación. Su población actual se estima en poco más de 14.000 ejemplares. Algunos de estos han sido rescatados del comercio ilegal o de su uso como mascotas y reintegrados al Parque Nacional Bukit Tigapuluh, para su conservación.

Gorilas — De la subespecie llamada científicamente Gorilla gorilla diehli, se estima que solo sobreviven entre 200 y 300 individuos. Los gorilas orientales de planicie, otra subespecie, también se encuentra en peligro crítico. Esta especie vive en regiones habitadas por los humanos que han invadido su territorio, arrasando bosques enteros y creando campos para la agricultura y la ganadería, según WWF. La caza furtiva de gorilas también ha perjudicado a esta especie.

Tortuga carey — Su nombre científico es Eretmochelys imbricata y hacen parte del grupo de reptiles que han existido y vivido en los mares por al menos 100 millones de años, según el WWF. Estas tortugas son un vínculo fundamental entre los ecosistemas marinos y ayudan a mantener los arrecifes de coral y las camas de algas marinas, agrega el WWF.

Soalas — Si bien este animal, que fue descubierto solo hasta 1992, no existe en cautiverio, el enigmático “unicornio asiático” como también es conocido, ya está en peligro crítico, según WWF. La cantidad de soalas es tan poca que los científicos solo los han visto en la naturaleza en cuatro ocasiones. El soala parece un antílope y su hábitat son las motañas de Vietnam y Laos.

Elefantes de Sumatra — Estos animales, que pueden llegar a pesar hasta 5 toneladas, están en conflicto con los humanos debido a la rápida expansión de las plantaciones de aceite de palma que destruyen su hábitat forestal, que comparten con otras especies en peligro de extinción como el rinoceronte, el tigre y el orangután de Sumatra, según WWF. Se estima que solo quedan entre 2.400 y 2.800 de estos individuos. (Crédito: CHAIDEER MAHYUDDIN/AFP via Getty Images)

Tigre de Sunda — Los últimos tigres de la isla de Sunda sobreviven en algunos buques de Sumatra. Debido a la deforestación acelerada y la caza furtiva, el WWF advierte que esta subespecie de tigre, del que solo quedan unos 400 individuos, podría terminar extinta como los tigres de Java y de Balí. A pesar de que Indonesia ha reforzado las medidas de protección contra la cacería, el mercado ilegal de partes y producto de tigre aún amenaza esta especie, de acuerdo con el WWF. (Crédito: JOHN MACDOUGALL/AFP via Getty Images)
Alegre avistamiento de vaquitas marinas bebés

Vaquita marina — De este extraño mamífero marino solo quedan 10 individuos, según el Fondo Mundial para la Naturaleza. La caza de la vaquilla marina la tiene a punto de desaparecer, pues la “vejiga natatoria” de este pez es muy codiciada y se puede vender por miles de dólares “en el mercado oriental donde se le atribuyen supuestos poderes medicinales y de estatus social”, dice un reporte de varias organizaciones de conservación animal. Su hábitat natural es la zona norte del golfo de California.

Marsopa sin aleta — Es prima del delfín Baiji,que en 2006 se convirtió en la primera especie de delfín en desaparecer debido a la actividad humana, según WWF. Actualmente, se estima que de la marsopa sin aleta de Yangtze solo quedan entre 1.000 y 1.800 individuos en su hábitat, que son lagos y ríos.
2. Proteger la mitad de la tierra y los océanos del planeta.

Esta idea proviene del reconocido biólogo E.O. Wilson: pon a un lado la mitad de la superficie de la Tierra, tanto la tierra como los océanos, para mejorar la naturaleza y la biodiversidad. Quizás eso parezca mucho, pero Wilson argumenta que es necesario si queremos evitar la crisis. Alrededor del 84% de las especies podrían salvarse si protegiéramos toda esa tierra. “Esa cantidad, como hemos demostrado yo y otros, se puede juntar a partir de fragmentos grandes y pequeños de todo el mundo para que permanezca relativamente natural, sin remover a las personas que viven allí o cambiar los derechos de propiedad”, escribió Wilson en un artículo de opinión en The New York Times.

Play Video
El problema: no estamos protegiendo lo suficiente, según los expertos. Actualmente, solo el 15% de la tierra y el 4% de los océanos del mundo están protegidos de la invasión de los humanos, principalmente en forma de granjas. La gente ya ha utilizado casi el 40% de la tierra del mundo para granjas y cría de ganado, gran parte de ella para producir alimento para el ganado. Comer menos carne, o volverse vegetariano, usa menos tierra (y es mucho mejor para el clima; la carne es un contaminante especialmente grande).

La producción mundial de carne debe llegar a su tope en 2030 para combatir el cambio climático
3. Combatir el tráfico ilegal de vida silvestre
Algunas de las especies más emblemáticas del mundo, particularmente el elefante y el rinoceronte, están en peligro de extinción simplemente porque la gente está matando a estas majestuosas criaturas para vender sus partes del cuerpo en el mercado negro. El marfil de elefante es tallado para hacer baratijas. Y el cuerno de rinoceronte se vende por error como afrodisíaco.

Y también hay otros mercados menos conocidos, incluidos los de carne de pangolín (comida), colas de jirafa (brazaletes) y hueso de tigre (medicamentos). Los esfuerzos para cerrar estos mercados han sido extremadamente inadecuados, ya que se estima que el mercado negro de productos ambientales tiene un valor de US$ 91.000 millones a $ 258.000 millones por año. Compara eso con el narcotráfico, el mercado negro más lucrativo, que tiene un valor de US$ 344.000 millones por año, según un cálculo de las Naciones Unidas y la Interpol.

El pangolín, el animal más traficado del planeta, podría salvarse si se vuelve “famoso”
Los expertos dicen que se necesita una mejor aplicación de la ley para detener la caza furtiva. Y los consumidores, especialmente aquellos en Asia, donde los productos de vida silvestre tienden a ser populares, deben dejar de comprar estos productos ilegales y dañinos. Grupos como WildAid y Education for Nature Vietnam están utilizando campañas publicitarias para tratar de hacer que estos productos parezcan poco geniales.

4. Crecimiento lento de la población humana
Suena insensible, pero más gente significa más comida, más tierra y más recursos. Ehrlich, de Stanford, dijo que el crecimiento de la población es uno de los principales impulsores de la crisis de extinción de la Tierra. La población era de aproximadamente 4.000 millones en 1980. Ahora es de 7.400 millones y se dirige rápidamente a 9.700 millones para 2050, según las Naciones Unidas.

Hay formas para que cada persona conserve, por supuesto. El Banco Mundial dice que el estadounidense promedio, por ejemplo, produce aproximadamente 10 veces más contaminación por cambio climático por año que una persona promedio de la India. E innecesariamente usamos recursos que sabemos que son dañinos. Los plásticos, por ejemplo, están obstruyendo los océanos del mundo. Volcamos el equivalente de un camión de basura de plástico al océano cada minuto, según el Foro Económico Mundial. Algunos investigadores esperan que haya más plástico que peces en el océano, por peso, para el año 2050. Eso es casi impensable.

5. Reconecta con el mundo natural y abre los ojos
Si hay un hecho que subyace a todo esto, tal vez sea esto: ya no estamos conectados con la naturaleza. No lo entendemos y, por lo tanto, ingenua y peligrosamente, creemos que está funcionando bien o se recuperará. Barnosky, el experto en extinción de Stanford, dijo que pensamos en el mundo natural como una cuenta corriente sin fondo cuando necesitamos verlo como una cuenta de ahorro.

Los humanos también tenemos períodos de atención ridículamente cortos. Cuestiones como la extinción y el cambio climático se desarrollan durante décadas, siglos y milenios. Nuestras acciones ahora, o inacción, serán importantes durante miles de años. “Puedes tener eventos catastróficos que se ven en cámara lenta, básicamente, y que no se registran muy bien en las personas”, dijo Ehrlich. Debemos encontrar una manera de reconectarnos con la naturaleza y ver esta ola de extinción por la crisis que es.

Comentarios