Cats: El malogrado filme musical que no alcanzó la gloria

Cats: El malogrado filme musical que no alcanzó la gloria.

La tarea de adaptar el afamado musical de Andrew Lloyd Webber a la pantalla grande, recayó en un realizador ganador del Oscar, quien en 2012 dirigió la versión cinematográfica del musical Los Miserables (adaptación de Tom Hooper).

Desde sus primeros tráilers, la adaptación del cineasta británico despertó polémica y muchas suspicacias, debido a la apariencia de sus actores (retocados digitalmente para ser convertidos en felinos antropomórficos). Al estrenarse como parte de los últimos lanzamientos importantes del 2019, es evidente que la apariencia de sus protagonistas es sólo uno de sus problemas.

En la versión de Hooper, el hilo conductor de la historia es Victoria (la debutante actriz y bailarina Francesca Hayward), una gatita blanca que ha sido abandonada por su dueña en un basurero, y allí se encuentra con un grupo de felinos que se hacen llamar “gatos jélicos”, encabezados por Old Deuteronomy —bautizada como Gatusalem, e interpretada por Judi Dench—, quienes esa noche están por escoger a uno de ellos, para que ascienda al Heaviside Layer, donde el elegido podrá aspirar a tener una nueva vida. Sin embargo, el torvo Macavity (Idris Elba), desea a toda costa ganar dicha elección, y se dedica a desaparecer a sus competidores uno a uno. Victoria, con la ayuda de Mr. Mistoffelee (Laurie Davidson), busca frustrar los planes de Macavity y de paso, revelar al felino merecedor de tal distinción.

Se sabe que la producción de la cinta estuvo plagada de problemas desde un principio. Inclusive, en una decisión insólita, la distribuidora decidió de último momento reemplazar la película que se exhibía en algunos cines de Estados Unidos, por una versión con efectos visuales “mejorados”. Ello explicaría por qué el resultado final en su conjunto, se percibe caótico, como si hubiese sido filmado y armado contra reloj, resolviendo algunos aspectos de modo precario y dejando otros inacabados. Lo cual provocó que los $95 millones de dólares invertidos no se vieran remunerados por los poco más de $57 millones de dólares que recaudó en taquilla.

Lo más rescatable del filme son las intervenciones de la mencionada Gatusalem y de Gus: el Gato Teatro (Ian McKellen), así como los números de Bustopher Jones (James Corden) y Bombalurina (Taylor Swift), siendo esta última, nominada a Mejor Canción Original en los Golden Globe Awards de 2020, por el tema “Beautiful Ghosts”.

Pero sin duda, el mejor momento del largometraje lo consigue Grizabella (Jennifer Hudson) al interpretar el tema “Memory”, logrando conectar —y conmover— al público.

Aunque con esto no se alcanza a subsanar una serie de decisiones de producción incorrectas —coronadas por un deficiente trabajo de CGI y efectos visuales— y la notoria falta de pericia del director para montar y rodar escenas que le hagan justicia al afamado musical de Broadway (aunque realmente nacido en el West End); haciendo que Cats reciba el peor castigo al que un filme puede hacerse acreedor: fracasar rotundamente en la taquilla y también entre la crítica especializada, motivo por el cual la distribuidora Universal Pictures tomó la decisión de descartarla del listado para competir en los Premios Oscar.

La Crónica de hoy

Comentarios