¿Por qué Zlatan, Messi y Ronaldo continúan desafiando la edad y el tiempo?

MÉXICO – Es difícil recordar la última ocasión en la cual los servicios de un delantero de 38 años que regresa de Estados Unidos es disputado por clubes serios en Europa. Es cierto que Zlatan Ibrahimovic es alguien especial, aunque también forma parte de una tendencia.

Los flamantes ganadores de los premios Balón de OroLionel Messi y Megan Rapinoe tienen 32 y 34 años, respectivamente. Cristiano Ronaldo cumplirá 35 en febrero próximo. Tampoco se trata de excepciones fenomenales: la tendencia a la madurez dentro del fútbol es amplia y resuena también en otros deportes. Parece que, a pesar de que este deporte se ha hecho cada vez más exigente (los jugadores hacen más sprints y cubren mayor terreno en comparación con lo visto hace un decenio), las carreras de los futbolistas se están alargando. ¿Qué está sucediendo?

“Los atletas de élite se están haciendo mayores”, concluye el científico del deporte Carlos Lago Peñas, de la Universidad de Vigo, en un informe para el Barça Innovation Hub, ala de desarrollo deportivo del club de MessiLago Peñas cita un informe que escribió con sus colegas de la Universidad de Vigo (cuyo autor principal fue Anton Kalén), el cual demuestra que la edad promedio de los jugadores en la Champions League se elevó de 29.4 años en la temporada 1992-93 a 26.5 en el torneo anterior. Un ascenso de 1.6 años es mayor de lo que podría parecer en teoría, considerando que la edad promedio de casi todos los equipos líderes se mantiene en una brecha cerrada, entre 23 y 29 años.

En el tenis, la edad promedio del Top 100 entre los jugadores masculinos también ha ascendido en una década, de 26.2 a 27.9, la cifra más alta de todos los tiempos. Los tres tenistas masculinos en la cima del ranking son Rafael Nadal (33), Novak Djokovic (32) y Roger Federer (38), mientras que Serena Williams, de 38 años, sigue siendo considerada con argumentos la mejor tenista femenina. Los autores de la Universidad de Vigo dijeron que estudios efectuados a beisbolistas y triatletas también sugieren “un incremento pronunciado en la edad de la cúspide del desempeño físico de los atletas de élite durante las dos últimas décadas”.

En parte, las carreras de los deportistas de élite se han extendido debido a que las normas del estrellato deportivo han cambiado. Los grandes futbolistas solían vivir como estrellas de rock. No ganaban cuantiosas fortunas, esperando retirarse al cumplir 30 años y, en consecuencia, vivían de forma dispendiosa. Las tentaciones del estrellato eran magníficas; sucumbir era prácticamente la idea. Ferenc Puskas, durante la década de 1950, tenía sobrepeso; en los 60, George Best fue alcohólico y Johan Cruyff, el futbolista dominante de los años 70, era conocido por su adicción al tabaco. En los 80, Diego Armando Maradona tenía sobrepeso y lidiaba con su adicción a la cocaína, mientras que Ronaldinho disfrutaba tanto de la vida nocturna que el Barcelona lo vendió en 2008, en parte debido a sus preocupaciones de que el brasileño fuera una mala influencia para Messi, su joven compañero que lo veía como un ídolo.

En el pasado, también las estrellas eran objeto de patadas en su contra… muchas patadas. En 1966, Pelé salió del Mundial de Inglaterra cojeando. En 1983, el tobillo de Maradona fue estrujado por el zaguero vasco Andoni Goikoetxea, quien era conocido como “El Carnicero de Bilbao”Marco van Basten salió cojeando de un partido a sus 28 años en 1992 y pudo jugar muy pocos minutos desde entonces. La atención médica consistía frecuentemente de un “fisio” (quien típicamente era un jugador retirado) que frotaba su “esponja mágica” sobre la lesión. Las operaciones eran relativamente primitivas; por ende, una pierna fracturada era casi siempre una sentencia del final de una carrera.

La extensión y transformación del tiempo de una estrella en la cima del deporte se ha debido, en gran medida, a la televisión y después a los avances científicos. En los años 90, los magnates de la comunicación Rupert Murdoch y Silvio Berlusconi pusieron en marcha canales de televisión privados por suscripción que giran en torno al fútbol en el Reino Unido (Sky) e Italia (Mediaset). Ahora que las estrellas del balompié se habían convertido en contenido de televisión, necesitaban de protección con el fin de mantener el producto entretenido. Las autoridades del fútbol comenzaron a sentenciar las faltas con mayor rigor, prohibiendo el quite de espaldas. Durante la mayor parte de su carrera, Messi en particular se ha acreditado tiros libres casi en todas las ocasiones que es tocado por un rival.

Los grandes clubes también hicieron nuevos pactos con jugadores estrellas: les pagaremos grandes fortunas para que vivan como todo un profesional. Ibrahimovic dijo en una oportunidad que, si se contaba con su talento, el éxito es una opción: simplemente hay que decidirse trabajar por él. Cada vez más, las estrellas deciden hacerlo y los departamentos médicos de las distintas organizaciones deportivas han mejorado sustancialmente sus cuidados.

Comentarios