Trabaja Instituto de las mujeres en prevenir el suicidio

Con el objetivo de reducir los índices de ideación suicida, el equipo de psicología del Instituto Municipal de las Mujeres (IMM) se mantiene en constante capacitación a fin de brindar un servicio profesional a las usuarias.

De acuerdo con el equipo de psicología, las causas del suicidio son multifactoriales, por ello se ofrece atención psicológica gratuita a las mujeres víctimas de la violencia.

Los problemas familiares y el mal manejo de las emociones pueden llevar a una persona a quitarse la vida y cuando hablamos de mujeres víctimas de violencia esta tendencia se puede agravar.

Las mujeres que sufren violencia de pareja tienden a encerrarse en sí mismas pensando que nadie podrá apoyarles, esto debido al ciclo de violencia en que se encuentran inmersas, pues la persona agresora no permite el libre desarrollo ni la toma de decisiones dejando a la víctima sin la intención de pedir apoyo.

Quienes sufren violencia quedan imposibilitadas incluso de visitar a sus familiares, amigas, vecinas o cualquier persona que pueda ser un apoyo para ellas.

Además las mujeres sienten culpa y piensan que al salirse de casa van a destruir a su familia porque dejarán a sus hijos e hijas sin padre o desestabilizarán la armonía familiar.

Con el objetivo de reducir los índices de ideación suicida, el equipo de psicología del Instituto Municipal de las Mujeres (IMM) se mantiene en constante capacitación a fin de brindar un servicio profesional a las usuarias.

De acuerdo con el equipo de psicología, las causas del suicidio son multifactoriales, por ello se ofrece atención psicológica gratuita a las mujeres víctimas de la violencia.

La precarización de la economía, los problemas familiares y el mal manejo de las emociones pueden llevar a una persona a quitarse la vida y cuando hablamos de mujeres víctimas de violencia esta tendencia se puede agravar.

Las mujeres que sufren violencia de pareja tienden a encerrarse en sí mismas pensando que nadie podrá apoyarles, esto debido al ciclo de violencia en que se encuentran inmersas, pues la persona agresora no permite el libre desarrollo ni la toma de decisiones dejando a la víctima sin la intención de pedir apoyo.

Quienes sufren violencia quedan imposibilitadas incluso de visitar a sus familiares, amigas, vecinas o cualquier persona que pueda ser un apoyo para ellas.

Además las mujeres sienten culpa y piensan que al salirse de casa van a destruir a su familia porque dejarán a sus hijos e hijas sin padre o desestabilizarán la armonía familiar.

Comentarios