Pide diputada 10 años de cárcel para quien agreda a una mujer embarazada

La diputada de Morena Carmen Estrada García, presentó una iniciativa para aumentar la sanción a quien agreda a una mujer en caso de embarazo o ingravidez hasta por 10 años de cárcel.

Estrada expuso desde la tribuna, que las agresiones en contra de una mujer deben ser sancionadas y erradicadas en su justa dimensión, ante la vulnerabilidad de las mujeres, sin embargo destacó que la violencia familiar en contra de la mujer en estado de embarazo tiene consecuencias graves de salud como ruptura de útero, hígado o bazo, fractura de pelvis y hemorragias, además de tener un alto riesgo de sufrir un aborto inducido, tener desprendimiento prematuro de placenta, precipitación del parto y, como consecuencia fatal, la muerte de la propia madre; además de padecer estrés, depresión, ansiedad, fobias, angustia y se perciben a sí mismas como enfermas.

Ante el riesgo que representa este tipo de agresiones, la legisladora manifestó la necesidad de que establecer un castigo de hasta diez años de cárcel a quien ejerza algún tipo de abuso a una mujer embarazada, por parte de esté, o haya estado unida, por un vínculo matrimonial, de parentesco por consanguinidad, afinidad o civil; tutela o curatela; concubinato; o bien, que haya tenido o tenga alguna relación afectiva o sentimental.

“La severidad de la violencia física y sexual que se ejerce contra la mujer, generalmente se mantiene igual antes y durante el embarazo (entre la población que reporta algún tipo de abuso durante el embarazo), y la severidad de la violencia emocional se incrementa significativamente, por lo que este tipo de actos deben ser severamente castigados, ya que no solamente se pone en riesgo la vida de la propia mujer, sino también del producto que está en edad gestación.

Explicó que de enero a septiembre del presente año, de causas ingresadas por el delito de Violencia Familiar se ingresaron 2322 causas, estadística que muestra la probabilidad de rebasar el 2018, por lo que se debe prestar atención de manera peculiar ante tan alarmante aumento del índice delictivo de violencia familiar.

Comentarios