Se Feliz

Por: Francisco Flores Legarda

“Amistad que termina nunca había comenzado”.

Jodorowsky

Se inmensamente feliz, y recuerda, la felicidad es el camino, no la puedes tomar como un destino. Cada día es una oportunidad, siéntete feliz de tener la fortuna de estarla viviendo, busca tu libertad, persigue tus sueños, mírate de vez en cuando en el espejo y pregúntate ¿De verdad soy feliz? Así iras trabajando según la respuesta que tengas.

Lo que bien puede quedar en una simple nota de color/amarillo, revela lo que desde hace tiempo es del dominio público, la máscara de “decentes místicos del voto” la tienen extraviada. Les urge encontrarla no para usarla, sino para incinerarla y que nadie se acuerde de ella. A los panistas el rostro de corruptos y procaces se les hizo distintivo. Su protesta no es fortuita, ni ideológica. Sobre todo, desde el sexenio de Vicente Fox tomaron la mala maña de extraer recursos públicos, no incluidos originalmente en el presupuesto, para su beneficio. Las negociaciones en el Legislativo y ante el titular de Hacienda como soporte del “moche”. Coloquialismo que trivializa la degradación del pluralismo político, lo grave es el sobreprecio de los políticos que se paga a través de la corrupción aprovechando el impulso de las estructuras de la democracia política.

Es sabido que el pluralismo de partidos por décadas fue limitado. A partir de la gran participación ciudadana que se dio en las elecciones federales de 1988 quedó clara la revitalización del pluralismo. Pasar de la posibilidad inscrita en la ley a la posibilidad real de un mejor juego de partidos. Un primer ensayo que no dejaba de ser limitado fue el bipartidismo inaugurado en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. La alianza con el PAN que se plasmó en agenda y se materializó en el acceso a recursos. Como nunca, líderes y representantes del PAN comenzaron a cosechar en mayor cantidad cargos públicos, al tiempo que crecían sus bienes materiales.

En 1997, el pluralismo afincado en la codicia de los partidos participantes se complicó cuando el ascenso de la izquierda dio pie al gobierno dividido. Esto es, el Ejecutivo ya no contó con la mayoría suficiente en el Congreso para facilitar sus proyectos de ley. De ahí que se redoblará la alianza entre el PRI y el PAN, decisiva para el resultado de la alternancia en el Ejecutivo en el año 2000. Con Vicente Fox se institucionalizaron los recursos opacos hacia legisladores, presidentes municipales y gobernadores, formalizados con la autorización de Hacienda.

Este sistema de extracción de recursos públicos se perfeccionó en diciembre de 2012 al signarse el Pacto por México. El PRD fue invitado a participar de la piñata. El sistema de partidos en el que se entenderían las tres fuerzas políticas nacionales más votadas normalizó la corrupción dentro de la “salud” democrática. Se hicieron las reformas que México necesitaba, decían. Todo estaba resuelto con la alianza entre el PRI, el PAN y el PRD, se calculó.

Para completar este consenso, que impedía apreciar la magnitud del disenso social, no se regatearon recursos en la articulación de un concierto de publicistas. Empresas periodísticas, empresarios culturales, despachos de especialistas. Todos entonando las notas del México modernizado. Pues este orden de arreglos cupulares era definitivo, se creía. Es el orden que fue sacudido y echado prácticamente del poder el primero de julio del 2018. Se emitió una mayoría de votos no solo para elegir presidente, también se le otorgó amplio respaldo en la conformación del Legislativo, lo que a su vez incidió hacia el Poder Judicial para formar una armonía de poderes constitucionales distinta a la que imperó bajo la alianza de tres partidos señalada.

Considerada esta diacronía se visualiza la protesta de los alcaldes y legisladores panistas a las puertas del Palacio Nacional, nos trae la nota de su desplante golpista: “Salgan que los vamos a matar a balazos”.

Salud y larga vida.

Profesor por oposición de la Facultad de Derecho la UACH.

@profesor_F

Comentarios