71 de 238 asambleas morenistas acaban en ‘zafarrancho’

El partido ha tenido que recurrir, incluso, al apoyo de la Guardia Nacional para poder llevar a cabo sus asambleas y el presidente López Obrador exige a los funcionarios no involucrarse en los procesos internos.

Padrón rasurado, exclusión selectiva de líderes, cambios de sede sin avisar, intervención ilegal de Siervos de la Nación, compra de votos y, sobre todo, violencia y vandalismo, han sido las principales causas de la suspensión de 71 de los 238 congresos distritales de Morena convocados hasta la fecha, lo cual representa casi un 30 por ciento.

El partido fundado por el presidente López Obrador ha tenido que recurrir, incluso, al apoyo de la Guardia Nacional para poder llevar a cabo sus asambleas; sin embargo, dadas las irregularidades, Morena aún no descarta posponer hasta 2020 el nombramiento de su nuevo dirigente.

Para el politólogo José Fernández Santillán, Morena trae los mismos genes que el PRD: “Morena, que decía ser un partido diferente, en realidad es un partido igual a todos los demás, en el sentido de que hay grupos de interés, ambiciones personales, no hay organización, no hay estructura y en este proceso de renovación están saliendo a relucir las deficiencias de organización”.

Morena enfrenta así su primer proceso de renovación de la dirigencia, en el cual los aspirantes Yeidckol Polevnsky, Mario Delgado y Alejandro Rojas Díaz Durán han descalificado el padrón de militantes, por lo que han expresado la necesidad de elegir a la nueva dirigencia mediante una encuesta, como lo sugirió el propio López Obrador.

Bertha Luján es la única de las aspirantes a dirigir Morena que está a favor de realizar la elección por votación de la militancia.

Ante ello, la propia Polevnsky, secretaria general en funciones, no sólo ha anunciado que denunciará ante la Función Pública a los súperdelegados que se inmiscuyen en el proceso, sino además ha pedido posponer la elección, lo cual ha sido respaldado por Delgado y Rojas.

En medio de todo ello, el sábado 12 de octubre, en Guadalajara, Jalisco, durante una asamblea distrital, un grupo armado, al intentar ingresar, disparó contra la militancia, lo cual dejó por lo menos cuatro lesionados. Ese mismo fin de semana, las asambleas de Morena en Sinaloa, Chihuahua, Nayarit, Zacatecas, Veracruz y Durango fueron canceladas debido a insultos, gritos y forcejeos entre los militantes.

En la misma tónica, las asambleas en Guerrero, Morelos, Tlaxcala y Ciudad de México fueron suspendidas tras registrarse hechos violentos y presunto acarreo de grupos.

“Por responsabilidad política, el CEN y el Consejo Nacional deberían cancelarlo y convocar a un acuerdo interno para que se apliquen tres encuestas y tres debates”, asevera Alejandro Rojas.

AMLO exige a funcionarios no inmiscuirse

El presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con los coordinadores de los programas sociales en Palacio Nacional para exigirles que no se involucren en los procesos internos de los partidos, como el de Morena. Advirtió que le pedirá la renuncia al cargo a quienes lleven a cabo “prácticas antidemocráticas”.

El Financiero

Comentarios