Remembranza a un buen amigo

A un gran pionero
Por: Ing. Agustín Hernández Rojo

De Armando Herrera Acosta aprendí a hacer política de altura, directa, al grano, sin jiribilla, de esa que enaltece al ser humano.

Jamás escuché un mal comentario de él hacia alguna persona, veía al partido como su familia, las puertas de su oficina siempre estuvieron abiertas a cualquier persona que quisiera charlar o estuviera en busca de ayuda, su notaría parecía una kermesse donde desfilaban infinidad de personas a las que abrigó sin recelo.

Desde su juventud fue un líder rebelde al sistema, llegó a realizar acciones de desobediencia civil en eventos públicos con Presidentes de aquellos entonces. Pese a que fue perseguido su espíritu democrático nunca amainó.

Cuno realizaba mis pininos en el partido fue uno de los primeros en acercarse y estrechar lazos, aún recuerdo que me invitó a una reunión con el grupo Pioneros en el café ubicado en la Calle Victoria y Décima, donde siemore percibí un ambiente propositivo, de mucha experiencia, calidez humana, la quintaesencia panista.

Hubo quien lo llegó a apodar “El Notario de los Pobres” y con mucha razón, pues podría decir que nadie como él llegó a entender el verdadero significado de ser Notario Público, vivió su trabajo como un apostolado al servicio de los chihuahuenses, siendo siempre subsidiario con quien así lo necesitara.

Aún recuerdo, cuando falleció mi abuela, él junto al Profesor Rojas, que también en paz descanse, fueron de los primeros en darme el pésame y tener una charla que a la fecha recuerdo y me fortalece para seguir adelante, a ambos les agradezco y les llevo en el corazón.

Armando entendió el amplio sentido del humanismo y lo vivió en su día a día. Ocupó diversos cargos y encargos pero su mayor legado no le dejó a través de un puesto, sino de sus acciones cotidianas. Y ahí está la mayor enseñanza que nos deja, no es necesario un cargo para generar bien común.

Supo conectar con los más jóvenes, transmitía vitalidad y fuerza; siempre echado para adelante y con ánimo de seguir contribuyendo a la sociedad.

Recuerdo nuestra última reunión en el mesón de catedral, los proyectos, los nuevos cuadros, la sinergia generacional, las acciones sociales que debemos retomar, la unidad y el comunicar las buenas acciones de los gobiernos panistas, todo está en pie y seguiremos continuando.

Sus enseñanzas perduran es esta brega de eternidad. Como usted bien lo dijo parafraseando a Serrat: “Al andar se hace camino”.

Hasta pronto amigo.

Comentarios