Deportistas de élite que se convirtieron en criminales

Atletas de la talla de Oscar Pistorius, Robinho o Aaron Hernández, cambiaron el éxito deportivo por la cárcel y en algunos casos, la muerte.

Una vida llena de éxitos, de gloria, de títulos no siempre es una vida feliz. La vida privada de los deportistas es como la de cualquier ser humano normal, pero en algunos casos la realidad que se tiene es una vida atormentada o llena de problemas que llevan a la desesperación de realizar actos que jamás te hubieras imaginado.

Cuándo te ibas a imaginar que figuras mundiales del deporte como Robinho, Oscar Pistorius o Aaron Hernández iban a estar en este desagradable recuento de deportistas que pasaron de vivir en la gloria a estar en un cuarto entre rejas.

¿Por qué estuvieron estos deportistas tras las rejas?

Algunos de los nombres que te vamos a mencionar a continuación estuvieron o están en la cárcel por haber cometido un asesinato o una violación.

1.- Oscar Pistorius. El atleta sudafricano se encontraba en uno de los mejores momentos de su carrera, después de que demostró que aunque le faltara una pierna eso no era impedimento para brillar en los grandes campeonatos y ser el primer deportista amputado que participó en unos Juegos Olímpicos.

Su vida era activa pero un 14 de febrero del 2013 todo cambió cuando mató a tiros a su novia Reeva Steenkamp y fue condenado en un inicio a seis años de prisión, pero después de una apelación terminó recibiendo una condena final de 15 años de cárcel.

2.- O.J. Simpson. El ex legendario running back de los Buffalo Bills fue uno de los mejores jugadores en su posición durante la década de los 70, pero su vida después del emparrillado traería la tragedia encima. Un crimen que no se le comprobó lo había librado de la cárcel, pero no todo estaba dicho en la vida de Simpson.

El asesinato de su ex esposa Nicole Brown y su amigo Ronald Goldman generó una expectativa brutal que al final fue absuelto el ex jugador. Sin embargo, años después sería acusado de robo y secuestro y sería sancionado con nueve años de prisión.

3.- Marc Cecillon. El ex jugador de rugby vivió una gran etapa con Francia, selección con la que disputó dos mundiales de la especialidad. Su vida parecía tranquila, pero en 2004 todo dio un vuelco inexplicable. El jugador se retiró tras el vicio del alcohol. Su esposa no estuvo de acuerdo con seguir a su lado con esas adicciones, situación que provocó la ira de Cecillon.

En una fiesta, Cecillon arribó con un arma y disparó en varias ocasiones a su esposa, lo que ocasionó su muerte y a su vez, después del proceso judicial se le dictaminó inicialmente una sentencia de 20 años de cárcel. Tras la apelación, se determinó que no hubo premeditación y se restó a 14 años.

Tras su buena conducta en prisión, Cecillon salió a los 7 años de condena.

4.- Bruno Fernandes de Souza. Uno de los casos más lamentables en este conteo es el del portero brasileño, quien en 2010 cometió un acto detestable. Junto a un grupo de personas ordenó que su exnovia fuera secuestrada, torturada, asesinada y además ofreció su carne a unos perros como comida.

La sentencia que recibió el arquero fue de 22 años de cárcel. Sin embargo, es uno de los casos más polémicos recibió el perdón después de 9 años de buena conducta y además fue fichado tiempo después como portero del equipo Boa Esporte.

5.- Jayson Williams. El ex jugador de baloncesto no tuvo una gran carrera en la NBA, pero es recordado por uno de los homicidios imprudentes de esta lista. Williams disparó por error un arma dentro de su automóvil y mató a su chófer.

La policía de New York lo encontró culpable, pero sólo pasó 18 meses en la cárcel.

6.- Eric Naposki. El ex linebacker de los Patriots y Colts cometió un crimen pasional. Eric Naposki tuvo una carrera muy corta en la NFL y en Europa donde jugó con los Dragones de Barcelona.

Naposki era guardia nocturno en un club. Era el amante de una chica llamada Nanette Ann Packard, quien era novia de William McLaughlin, persona millonaria a la que asesinó el ex linebacker con el fin de cobrar su seguro de vida valuado en un millón de dólares.

La policía encontró todo tipo de agravantes y decidió condenarlo a cadena perpetua tras ser encontrado culpable de homicidio en primer grado.7.- Omar Ortiz. El ex arquero de los Rayados de Monterrey y Rayos del Necaxa hizo su carrera en el fútbol mexicano, pero en el ocaso de ella decidió retirarse y conoció a personas involucradas en el crimen organizado que lo llevaron a ser parte de un grupo de secuestradores que le quitaron la libertad a tres personas.

El jugador fue sentenciado a 75 años de cárcel tras coartar de su libertad a un hombre, una mujer y un menor de edad.

8.- Rae Carruth. El wide receiver de los Panthers tuvo una efímera carrera en la NFL, la cual prometía mucho al ser parte de un equipo de expansión como Carolina. Sin embargo, una noche todo cambió.

Su novia estaba embarazada, él no quería al bebé. Cuando ella estaba con ocho meses de embarazo, él la llevó a ver una película y al salir del cine, tomaron la carretera y ahí fue encontrada por otro auto de donde un hombre le disparó en cuatro ocasiones.

Ella pudo llamar a la policía y culpar a Carruth de ser el autor intelectual, lo cual lo llevó a purgar una condena de 18 años en la cárcel.

9.- Darren Sharper. El ex jugador de los New Orleans Saints vivió las mieles del éxito y fue campeón del Super Bowl XLIV. Su vida estaba llena de gloria, con millones de la bolsa y parecía la vida perfecta.

Eso lo llevó a pensar que era infranqueable, pero para la policía no lo fue. Darren Sharper fue encontrado culpable de violación de 16 mujeres en cuatro estados diferentes y fue condenado a 18 años de cárcel.

10.- Ugueth Urbina. El ex pelotero tuvo una buena carrera dentro de las Grandes Ligas, al ser parte de equipos como Montreal, Boston o Detroit. Sin embargo, su carácter explosivo le impidió vivir una mejor vida y cometer errores que tuvo que pagar.

Después de una fiesta que hicieron algunos trabajadores en su casa, Urbina se presentó con un grupo de hombres para agredir, amedrentar e intentar asesinar a siete personas, a las cuales incluso les prendió fuego.

Urbina fue condenado a 14 años de cárcel, pero su buena conducta provocó que sólo estuviera 7 años en la prisión.

11.- Robinho. El futbolista brasileño no necesita presentación, un hombre que brilló desde su etapa con Santos FC, en Europa y con la selección “verde-amarelha”. Su vida cambió en noviembre del 2017 cuando junto a un grupo de amigos decidieron que trasgreder la intimidad de una joven era mejor.

El futbolista fue acusado de violación conjunta y fue condenado a nueve años de cárcel tras el acto indebido en una discoteca en Milán.

12.- Robert Rozier. El ex ala defensiva de los St. Louis Cardinals llegó en 1979 a la NFL y no jugó durante mucho tiempo. Rozier era parte de una secta llamada “The Brotherhood” (“La Hermandad”) y fue parte de un grupo religioso el cual lo llevó a ser parte de siete crímenes.

No obstante y después de pasar 16 años en la cárcel por asesinato, tiempo después Rozier fue capaz de volver a violar la ley al usar 29 cheques sin fondo, lo cual fue descubierto por la policía y por ello fue condenado a 25 años de prisión.

Tony Ayala Jr. y Adam Johnson fueron otros deportistas que también fueron castigados por violación y cumplieron condenas de 16 y 6 años, respectivamente.

Deportistas que se quitaron la vida tras su acto criminal

Hubo deportistas que no aguantaron la presión de cometer un asesinato y vivir con ello. Este fue el caso de tres personajes que perdieron la vida.

Aaron Hernández. Uno de los casos más tristes lo vivió este personaje. El tight end de los New England Patriots tenía una vida deportiva importante donde fue campeón del Super Bowl junto a Tom Brady.

Hernández tenía una vida tranquila, pero todo ello terminó cuando se le encontró culpable del homicidio de un joven jugador de fútbol americano llamado Odin Lloyd.

La policía condenó a Aaron Hernández a cadena perpetua después del asesinato. El jugador no aguantó y dejó unas notas suicidas donde confesó que prefería continuar su camino con Dios.

Edwin Valero. Fue el mejor boxeador venezolano de la historia. Entró al récord guiness tras la cantidad de 27 victorias en fila por KO. Ganó dos títulos mundiales y estaba en los cuernos de la luna.

Su vida personal era lo contrario, todo un caos que al final lo llevó al momento trágico. En un hotel de Venezuela, Valero asesinó a su esposa Jennifer con un cuchillo. No huyó. Bajó al lobby del hotel y confesó su falta.

Dos días después de ser detenido y aún sin sentencia, decidió quitarse la vida dentro de la cárcel.

Carlos Monzón. El boxeador argentino vivió las mieles del éxito, pero no supo lidiar con ello y en julio de 1988 estaría terminado con gran parte de su vida. El pugilista tuvo problemas con su esposa, la actriz Alicia Muñiz, lo cual llegó a lo peor ya que arrojó a su esposa de un balcón provocando la muerte instantánea de ella.

El boxeador fue sentenciado a 11 años de cárcel. Vivió siete años tras las rejas y posteriormente debía acudir semanalmente a firmar. En una de esas ocasiones, Monzón tuvo un accidente de auto donde perdió la vida.

Otros casos de deportistas criminales que no pisaron la cárcel

Jovan Belcher. El ex jugador de Kansas Chiefs asesinó a su novia y después de confesarse con su entrenador y otros asistentes, decidió pegarse un tiro a las fueras del campo de entrenamiento.

Chris Benoit. El ex luchador tenía un carácter muy explosivo y un día terminó con la vida de su esposa, su hijo de siete años y posteriormente se suicidó.

Y así es como ellos vivieron una vida alterna al deporte, una vida tormentosa y trágica.

as

Comentarios