Que poca, ya desmadramos al planeta.

Por: Manuel Narváez Narváez

Email: mnarvaez2008@hotamil.com

Hace unos días leí una nota en la que un niño invitó a su fiesta de cumpleaños a sus amigos con la única condición de que llevaran sus propios utensilios para la comida, bebidas y postres.

Seguramente no es la primera vez que sucede, ni creo que sea exclusivo de otras latitudes. Algunas personas a las que les comenté dicha nota me aseguraron que en Chihuahua ya se hacen fiestas infantiles con esa conciencia.

El asunto es de primerísima importancia, aclaro, no soy ambientalista consumado, pero si me preocupa el desmadre ecológico que hemos provocado al planeta y cuyas consecuencias del cambio climático ya estamos resintiendo.

Hace algunos años (2005), como parte de mi trabajo legislativo en el congreso local, presenté un proyecto de decreto para retirar del comercio las bolsas de plástico. Confieso, retomé la iniciativa de una contraparte de un congreso estatal al norte del río Bravo.

En aquel entonces a la mayoría irresponsable y a las minorías retardatarias desdeñaron la advertencia y se olvidaron de sacar adelante el dictamen. Por 14 años la iniciativa durmió el sueño de los justos, hasta que hace unos meses un legislador local por ciudad Juárez la hizo propia, la mejoró y ahora busca que sea aprobada. Enhorabuena.

Con toda franqueza les aseguro amables lectores que no importa quien haya sido el primer preocupado por intentar frenar el brutal deterioro ambiental de nuestro hogar en el universo, lo que realmente importa y urge es dar pasos agigantados sobre la materia.

En estos tiempos creo que son pocos los que dudan de los estragos que provocan el deshielo, las constantes sequías, la peligrosidad de los huracanes y el desabasto de alimentos, todo, como consecuencia de nuestro egoísmo y consumismo. El plástico no solo termina en los océanos, sino también en los cultivos, presas, arroyos y drenajes. Por cochinos y por la escasa cultura de reciclaje.

En Chihuahua son muy evidentes los síntomas de esa irresponsabilidad, por ejemplo: el frente frío, aunque muy débil, que se desplaza en estos días por nuestro territorio. Alarman el tamaño del granizo qua cae en cualquier parte y los destrozos que ocasiona, las escasas precipitaciones pluviales de los últimos años, menos días con frío y las temperaturas en alza permanente.

Ciertamente estos fenómenos son temas que abordamos con mayor frecuencia en nuestras conversaciones cotidianas, sin embargo, es poco o prácticamente nada lo que hacemos al respecto para frenar el desastre. Aunque reconozco que existe conciencia, muy marcada en las nuevas generaciones, para prescindir de los popotes y rechazar las bolsas de plástico de los supermercados.

Paradójicamente, el acelerado descongelamiento de los polos y la disminución o extinción de especies animales terrestres, marinos y aéreos, como consecuencia de la reducción de sus hábitats, contrasta con el nulo avance de  legislaciones restrictivas y prohibitivas de la caza, pesca y matanza de animales como trofeos y para consumo humano, así como el uso de materiales que terminan en los océanos, mares, ríos y lagunas, como si nos quedará tiempo suficiente para revertir el calentamiento global.

No es broma ni es modismo, la bronca es descomunal. Cualquiera que sea mayor de 35 años de edad sabrá que la proteína animal que consumimos, al igual que las frutas, legumbres, hortalizas y verduras prácticamente saben muy diferentes a como la consumíamos de pequeños, porque los procesos de crianza y desarrollo de alimentos se han acelerado para satisfacer el insaciable apetito de 7500 millones de seres humanos. Y no son métodos naturales.

¿Se han preguntado por qué muchas personas menores de 30 años no quieren asumir compromisos ni saber de descendencia?. Aprendamos a escucharlos y no únicamente a oírlos; la respuesta es muy simple: “sobrepoblamos el planeta y el futuro mediato no les garantiza una calidad de vida aceptable”.

Jóvenes y niños nos están restregando en la cara cuan egoístas, timoratos e irresponsables hemos sido para heredarles un planeta hecho garras. En tan solo 160 años, desde que inició la revolución industrial, quesque para mejorar las condiciones de vida del ser humano, por avorazados nos devoramos lo que a la naturaleza le llevó 4500 millones de años construir.

Las consecuencias del desastre saltan a la vista. Ah, pero eso sí, no faltan los agrios y aciditos que piensan que la luna es de queso o que pronto emigraremos a Marte, y se oponen a medidas drásticas, asustando con el petate del muerto, de que la industria se verá perjudicada y miles de empleos se perderán. Con esos pretextos se le da argumentos a la delincuencia organizada para que excuse que combatiéndolos muchas familias no tendrán dinero para comer.

Desconozco si retirar todos los plásticos y desechables del mercado revertirá el descomunal daño al planeta, pero sí estoy convencido de que todo lo que hagamos para aletargar el vertiginoso incremento del efecto invernadero, es tiempo en favor de nuestros jóvenes y niños.

No sé los demás, pero los niños ya pusieron el ejemplo.

Es cuanto.

 

 

 

 

 

 

Comentarios