¿On tan listados de becarios y servidores de la nación?

Por: Manuel Narváez Narváez

Email: mnarvaez2008@hotmail.com

Es momento de que el gobierno de México publique, sin tantos rodeos ni recovecos legaloides, los listados de beneficiarios de los programas sociales que impulsa y el de los empleados contratados en lo que va del sexenio.

En concordancia con el discurso de honestidad y república moral que pregona, el titular del poder ejecutivo federal debe ordenar, tal y como lo hizo con el de los maestros, que se den a conocer todos los nombres y montos de cada una de las personas beneficiadas con las becas que está entregando a estudiantes, del programa construyendo futuro y de los adultos mayores.

Esta acción, además de ser un claro mensaje de congruencia con las palabras del presidente y con la ética política, obligaría moralmente a los gobernadores y alcaldes para que hagan lo propio con sus propios programas sociales.

También es imperativo que el ciudadano común conozca de la manera más sencilla quiénes son los mexicanos que van tocando puerta por puerta para empadronar a los beneficiarios de dichos programas sociales.

Es inadmisible que a más de 19 años de haber iniciado el siglo XXI, aun siga siendo un camino tortuoso hacer efectivo el derecho humano a la información pública. Nobleza obliga que la vara de medición del presidente mexicano tenga la misma longitud para todo lo relacionado con la transparencia que presume impulsar.

Al igual que lo hizo con los mentores al publicar nombres e ingresos, lo mismo debe suceder con los becarios y servidores de la nación contratados en este sexenio, y obliga al efecto ser consecuente con la causa, en otras palabras, todos coludos o todos rabones. Lo mismo debe suceder con el de todos los funcionarios y empleados (de base, eventuales y de contrato) de los tres poderes de la unión.

Siendo un derecho humano la información pública, es de sobrada lógica que cualquier ciudadano pueda consultar en qué y en quiénes se gastan los casi 6 billones de pesos que el gobierno de AMLO está ejerciendo para este ejercicio fiscal.

En estos tiempos de discursos de honestidad, se debe trascender a los hechos y superar la pérdida de tiempo que representa la criba de los órganos obligados a proporcionarlas, de los que sabemos de antemano no corresponden a la exigencia ciudadana ni satisfacen el precepto constitucional.

Una acción de esta naturaleza implica credibilidad al gobierno de México y disiparía las sospechas de que los beneficiarios de los programas sociales se usarán como clientela electoral, de que los nuevos funcionarios federales se aprovechan de sus cargos para cometer nepotismo y de que MORENA está usando la maquinaria burocrática federal para afiliar a los becarios.

Como gobernar es tan sencillo y no tiene ciencia, según la apreciación del primer magistrado del país, publicar los listados significa un demoledor mensaje a los gobiernos del PRIAN, para que hagan lo conducente y de paso, ratifica los principios de la 4T: NO ROBAR, NO MENTIR y NO TRAICIONAR AL PUEBLO.

Así de simple deben ser las cosas, como gobernar. Estamos a tiempo para allanar el camino a una elección realmente democrática en el 2021. Quiero ver a los gloriosos senadores y diputados federales por Chihuahua abrazar esta exigencia ciudadana y ser dignos de la representación.

Es cuanto.

 

Comentarios