El hambre crece en Latinoamérica empujado por la crisis en Venezuela

La crisis en Venezuela también explica el incremento del hambre, pues la proporción de personas que padecen hambre se multiplicó casi por cuatro, del 6,2 % entre 2012 y 2014 al 21,2 % entre 2016 y 2018.
El deterioro de la seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe provocó el año pasado que 42,5 millones de personas fueran afectadas por el hambre, un flagelo que golpea con especial fuerza a Venezuela, alertó este lunes (15.07.2019) Naciones Unidas.
El informe, realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) junto a otras oficinas dependientes de ONU y divulgado simultáneamente en Nueva York y Santiago, destaca que América del Sur influyó con el crecimiento global de las tasas de subalimentación, un índice que sigue siendo liderado por África.
El nuevo informe sostiene que el porcentaje de hambrientos en la región aumentó del 6,2 % de la población en 2015 al 6,5 % en 2017, nivel que se mantuvo al año siguiente. La principal razón de ese incremento se encuentra en Sudamérica, que acoge a la mayoría de las personas desnutridas de la región y donde la prevalencia de subalimentación subió del 4,6 % en 2013 al 5,5 % en 2017.

¿Es factible erradicar el hambre para 2030?

Sudamérica es afectada por la extensa y profunda crisis económica que vive Venezuela. En los últimos años, la prevalencia de la subalimentación en el país caribeño se multiplicó casi cuatro veces pasando de 6,4% en 2012-2014 a 21,2% en 2016-2018, puntualiza el documento.
Declive de los precios internacionales de las materias primas
La ralentización y la recesión observadas entre 2012 y 2016 en las economías de la zona están asociadas también al declive de los precios internacionales de las materias primas que exportan en un contexto de débil recuperación de la crisis financiera global.
El director adjunto de Economía del Desarrollo Agrícola de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Marco Sánchez Cantillo, precisó a Efe que, en vista de la desaceleración y la dependencia del comercio de esos productos, “los ingresos tributarios se han aminorado fuertemente”.  “La tendencia a implementar programas sociales, que venían incidiendo en la reducción del hambre hasta hace tres años, se ha visto así altamente afectada”, puntualizó.
El paro aumentó, los ingresos familiares se contrajeron y el número de pobres pasó de 166 a 175 millones entre 2013 y 2015 tras años de descensos en la región, según el informe.
“Desde 2014 el hambre ha ido aumentando”
“Durante los primeros 15 años de este siglo, América Latina y el Caribe redujo la subalimentación a la mitad. Pero desde 2014 el hambre ha ido aumentando”, alertó Julio Berdegué, representante regional de la FAO.

¿Comida para la basura?

En América Central y el Caribe los porcentajes de personas afectadas por hambre siguen en retroceso, con 6,1% y 18,4%, respectivamente, pero aún por encima del dato de América del Sur (5,5%). Con estos números, “tenemos que rescatar, en promedio, a más de 3,5 millones de personas del hambre cada año desde ahora hasta 2030 si queremos alcanzar la meta de hambre cero del Objetivo de Desarrollo Sostenible”, aseguró Berdegué.
La desnutrición a nivel mundial
A nivel global, el hambre sigue ganando terreno. Unas 821,6 millones personas sufrieron falta de alimentos el año pasado, lo que marca un crecimiento de 10,6 millones de personas respecto a la cifra registrada en 2017.
La desnutrición sigue prevaleciendo en varios continentes: África (casi el 20% de la población afectada), América Latina y el Caribe (menos del 7%) y Asia (más del 12%), señala el informe “El estado de seguridad alimentaria y nutrición en el mundo”.
Cifras alarmantes para un mundo que libra batallas paralelas: la desnutrición y la obesidad.
Si el hambre avanza a paso firme, el sobrepeso no se queda atrás y sigue aumentando en todas las regiones del mundo afectando especialmente a los niños. Unos 40 millones de niños menores de cinco años tenían exceso de peso el año pasado. En 2016, las cifras ascendían a 131 millones de niños de 5 a 9 años, 207 millones de adolescentes y 2.000 millones de adultos con sobrepeso, según el informe.
 
DW actualidad

Comentarios