Escala conflicto por la dirigencia de Morena

Consejo Nacional remueve a representante ante el INE cercano a Yeidckol; ésta desestima legalidad de acción y revira con nombramiento para Leonel Godoy en Organización.

Aún no se ha emitido la convocatoria para renovar la dirigencia nacional de Morena, pero al interior del partido fundado hace cinco años sigue creciendo el conflicto entre quienes buscan el cargo, disputa en la que las protagonistas son Yeidckol Polevnsky, presidenta en funciones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), y Bertha Luján, titular del Consejo Nacional del instituto político.

El pasado domingo 7 de julio Luján Uranga convocó a reunión extraordinaria del Consejo Nacional en el que se determinó destituir a Carlos Suárez Garza, identificado como un operador cercano a Polevnsky, de su cargo como representante del partido ante el Instituto Nacional Electoral (INE),

En entrevista con La Razón, Luján justificó la decisión debido a que “(Carlos Suárez) no es de Morena, no tiene un compromiso con el partido y por otro lado hay ciertas conductas que han venido demeritando a Morena; queremos a un representante que sea neutral, porque cada vez que gente nuestra se acerca a él solicitando apoyos o instrucciones no les abre las puertas y eso no puede ser”.

En respuesta, la presidenta del partido aseveró: “Ahora resulta que hay un mini Comité Ejecutivo Nacional que decide temas sin consultar”.

Por separado, Suárez Garza rechazó su destitución por parte del Consejo Nacional y puntualizó que “ese órgano no tiene facultades para tomar ese tipo de acuerdos. Mientras el CEN de Morena no me remueva, seguiré en el cargo”.

A su vez, Polevnsky convocó ayer a sesión extraordinaria del CEN en la que se nombró a Leonel Godoy, también identificado como cercano a ella, para ser secretario de Organización del partido, un puesto clave debido a que entre sus funciones se encuentra manejar asuntos administrativos, financieros, e incluso se encargará del padrón de afiliados de cara a la renovación del CEN.

Alejandro Rojas Díaz Durán, un tercer contendiente a la dirigencia del partido, calificó las acciones recientes de sus contrincantes como “viles”, y aseguró que tanto Luján como Polevnsky “tienen un proyecto personal y no están colocando por encima de ello el interés superior de Morena”.

Acusó que “cada una tiene su corriente, su tribu” y que lo único que están haciendo “es el ridículo ante los mexicanos, quienes están viendo su show mediático”.

Para el senador suplente la prioridad debe ser abrir el padrón, “cosa que no le preocupa ni una ni a otra, pues están fraguando un fraude al querer convocar a 300 asambleas distritales amañadas para ahí elegir a los dirigentes con un padrón rasurado y manipulado”.

La sustitución de la dirigencia debió hacerse en noviembre del 2018, pero se extendió un año luego de una reforma en los estatutos del partido en medio del periodo de transición del Gobierno federal.

Será en agosto cuando se emita la convocatoria para renovar el Comité Ejecutivo Nacional de Morena, en octubre se celebrarán las elecciones y la toma de posesión será el 20 de noviembre.

 

La Razón

Comentarios