Las intensas olas de calor han matado a más de 100 personas en la India este verano y se prevé que empeoren en los próximos años, lo que crea una posible crisis humanitaria, ya que gran parte del país puede llegar a ser demasiado caliente para ser habitable.

Las olas de calor en la India generalmente tienen lugar entre marzo y julio y disminuyen una vez que llegan las lluvias monzónicas. Pero en los últimos años, estos tiempos se han vuelto más intensos, más frecuentes y más largos.

ndia está entre los países que se espera sean los más afectados por los impactos de la crisis climática, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

Expertos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) dicen que incluso si el mundo logra reducir las emisiones de carbono, lo que limita el aumento previsto en las temperaturas globales promedio, partes de la India se calentarán tanto que pondrán a prueba los límites de la supervivencia humana.

“El futuro de las olas de calor se ve peor incluso con una mitigación significativa del cambio climático, y mucho peor sin la mitigación”, dijo Elfatih Eltahir, profesor de hidrología y clima en el MIT.

Cuando el calor aumenta

El gobierno de la India declara una ola de calor cuando las temperaturas alcanzan al menos 4,5 grados centígrados por encima de la temperatura “normal” para esa área durante al menos dos días. Una ola de calor se vuelve “severa” cuando las temperaturas suben 6,4 grados centígrados por encima de lo normal durante al menos dos días.

Los umbrales para las olas de calor, por lo tanto, difieren en todo el país: en la capital, Nueva Delhi, se declara una ola de calor después de dos días consecutivos de temperaturas de al menos 45 grados centígrados.

El año pasado, hubo 484 olas de calor oficiales en la India, frente a las 21 de 2010. Durante ese período, más de 5.000 personas murieron. Las cifras de este año muestran poco respiro.

En junio, Delhi alcanzó temperaturas de 48 grados centígrados, la más alta registrada en ese mes. Al oeste de la capital, Churu en Rajasthan casi rompió el récord de calor del país con un máximo de 50,6 grados centígrados.

El estado más pobre de la India, Bihar, cerró todas las escuelas, colegios y centros de entrenamiento durante cinco días después de que un fuerte calor mató a más de 100 personas. Los cierres fueron acompañados por advertencias de permanecer en el interior durante las horas más calurosas del día, una orden poco realista para millones de personas que necesitaban trabajar al aire libre para ganar dinero.

Y los pronosticadores creen que la situación solo va a empeorar.

“En pocas palabras, es probable que las futuras olas de calor cubran toda la India”, dijeron AK Sahai y Sushmita Joseph, del Instituto Indio de Meteorología Tropical, en Pune, a través de un correo electrónico.

Supervivencia

La situación de la India no es única. Muchos lugares en todo el mundo han sufrido olas de calor en lo que va del año, incluidas partes de España, China, Nepal y Zimbabwe.

Para examinar la cuestión de la supervivencia futura de las olas de calor en el sur de Asia, los investigadores del MIT analizaron dos escenarios presentados por el IPCC: el primero es que las temperaturas medias globales de la superficie aumentarán en 4,5 grados centígrados a finales de siglo. El segundo es la predicción más optimista de un aumento promedio de 2,25 grados centígrados. Ambos superan el objetivo del Acuerdo de París para mantener el aumento de la temperatura promedio global en 2100 a menos de 2 grados centígrados.

Según la predicción más optimista, los investigadores encontraron que ninguna parte del sur de Asia superaría los límites de supervivencia para el año 2100.

Sin embargo, es una historia diferente en el escenario más caliente, que asume que las emisiones globales continúan en su camino actual.

Un hombre en la India usa una toalla para limpiarse el sudor de la cara en un día caliente y húmedo en Hyderabad, India, el 3 de junio de 2019.

En ese caso, los investigadores encontraron que los límites de supervivencia podrían superarse en algunos lugares de la meseta Chota Nagpur de la India, en el noreste del país, y en Bangladesh.

Y estarían cerca de ser superados en la mayor parte del sur de Asia, incluido el fértil valle del río Ganges, el noreste y la costa este de la India, el norte de Sri Lanka y el valle del Indo de Pakistán.

La supervivencia se basó en lo que se denomina “temperatura de foco húmedo”, una métrica combinada de humedad y temperatura exterior.

Cuando el foco húmedo alcanza los 35 grados centígrados, resulta imposible para los humanos enfriar sus cuerpos a través del sudor, por lo tanto indica la temperatura de supervivencia para los humanos. Unas pocas horas de exposición a estas condiciones de foco húmedo conducen a la muerte, incluso para los humanos más aptos.

Los lugares en la India donde podría ser más difícil sobrevivir se superponen con áreas ya vulnerables, dijo Eun Soon, profesor asistente de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, que también participó en el estudio MIT.

Es decir, lugares con poblaciones densas y economías pobres que dependen en gran medida de la pesca y la agricultura. Incluyen ciudades como Patna y Lucknow en el noreste de la India, donde viven más de 4 millones de personas.

“Si continuamos produciendo los gases de efecto invernadero al ritmo actual, una de las regiones más pobladas del mundo no evitará el alto riesgo de la ola de calor mortal, enfrentando un límite superior en la tolerancia al calor humano”, dijo.

 

CNN

Comentarios