Bills pensarán en sus aficionados para construir o renovar estadio

El propietario de los Buffalo Bills, Terry Pegula, indicó que no pedirá a los aficionados que rompan la alcancía al decidir si renovar el actual estadio del equipo en los suburbios o construir uno nuevo en el centro de la ciudad.

“Lo que sea que hagamos en cuanto al estadio será en el mejor interés de nuestros aficionados”, declaró Pegula a The Associated Press durante una amplia entrevista previo al inicio del draft de la NHL en Vancouver. “Tenemos el interés de nuestros aficionados en el corazón y lo que hagamos será pensado en beneficio de nuestros aficionados”.

Los Bills contrataron una empresa privada para realizar un estudio de factibilidad para determinar el futuro hogar del equipo. El estudio está programado para completarse en algún momento de este verano y llevará a la decisión de si los Bills seguirán jugando en el New Era Field en Orchard Park, New York, o se mudarán.

Ambas opciones se consideran caras y han generado preocupación sobre cuánto dinero público podría ser requerido para financiar el proyecto y cuánto un nuevo estadio podría elevar los precios de las entradas en uno de los mercados más pequeños de la NFL.

Un estudio financiado por el estadio de New York en el 2014 proyectó que la siguiente ronda de renovaciones costaría 540 millones de dólares, incluyendo mejoras estructurales y la reconstrucción del tercer piso del estadio. Unas nuevas instalaciones costarían casi el doble de eso, dependiendo la ubicación, si tiene techo y de acuerdo a las mejoras de infraestructura –ampliación de caminos, rampas de acceso, transporte público– que podrían ser necesarias.

El New Era Field se inauguró en 1973. Pegula también es dueño de los Buffalo Sabres de la NHL y el estudio de factibilidad también está evaluando las renovaciones de la casa de ese equipo, el KeyBank Center, que abrió sus puertas en 1996.

“En lo que respecta a los equipos profesionales, Buffalo es la ciudad pequeña más grande en el país”, expresó Pegula, quien es copropietario de los Bills con su esposa, Kim. “Y nuestros aficionados necesitan lo que corresponde en cuanto a lo que hacemos con los estadios para que asistan a nuestros juegos”.

Las interrogantes respecto al estadio de los Bills surgieron nuevamente a principios de este mes cuando el comisionado de la NFL, Roger Goodell, reiteró la preferencia de la liga por un nuevo edificio.

Goodell reconoció las diferencias en costos y tamaño de mercado al decir que el precio de un nuevo estadio en Dallas no necesariamente funciona en Buffalo. Sin embargo, apuntó que se necesita un nuevo estadio para que los Bills sigan siendo financieramente estables y competitivos.

Algunos interpretaron los comentarios de Goodell como una amenaza que la NFL consideraría reubicar la franquicia sin un nuevo estadio.

Los Pegula descartaron esa idea, indicando que están en contacto constante con Goodell y que están trabajando con él.

“Roger sabe dónde estamos. No estamos molestos o pensamos que estaba tratando de decir algo diferente”, sentenció Kim Pegula.

“Es un gran problema”, agregó, refiriéndose a los posibles costos de cualquier opción. “Va a requerir algo de paciencia por parte de todos”.

 

ESPN

Comentarios