Desde el ascenso del presidente Andrés Manuel López Obrador las acciones de Grupo Salinas se fortalecen. Los reiterados acercamientos de Ricardo Salinas Pliego y su padre, Hugo Salinas Price, han impulsado el valor accionario de Grupo Elektra, cuya filial, Banco Azteca, hoy se posiciona como quinta firma ganadora en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“Al Banco le ha ido muy bien, ha tenido crecimientos muy interesantes en la cartera de crédito; por supuesto la base de depósitos ha crecido de forma muy interesante. Ahora el mercado lo percibe como uno de los bancos socios de la nueva administración gubernamental”, sostiene Carlos Hermosillo, director de análisis Actinver.

Al menos en tres ocasiones el anuncio de apoyos sociales del gobierno a través de Banco Azteca apuntaló la confianza de los mercados en el índice de sus cotizaciones bursátiles.

El 10 de julio de 2018, las acciones de Grupo Elektra alcanzaron uno de sus puntos más bajos del último año: 519. en dos años. Pero sólo mes y medio después –el 27 de agosto– sus precios casi se duplicaron: 962 puntos. Casualmente, cuatro días antes, Hugo Salinas Price, el jerarca fundador de Elektra, sostuvo una reunión con Carlos Urzúa, entonces designado como secretario de Hacienda y Crédito público, en la llamada Casa de Transición.

–¿Pudo haber influido en esa alza accionaria la reunión que tuvo Hugo Salinas Price con Carlos Urzúa?

–Posiblemente sí. Pero adivinarlo y saber si exactamente eso fue es muy difícil. Pero de que la gente lo tiene en cuenta y lo ha estado siguiendo en los últimos meses… pues definitivamente es algo importante –sostiene Hermosillo, analista de mercados financieros.

Añade: “Cuando hay un cambio o una transición como la que estamos atravesando, los inversionistas se ponen a ver dónde van a haber cambios que puedan aprovechar. Ver quiénes van a ser los ganadores de los cambios que puede haber en el futuro”.

El pasado 8 de enero las acciones de Grupo Elektra rompieron el decil de los 100 puntos. Un día antes, el presidente López Obrador anunció el lanzamiento de tres programas de asistencia social a través de depósitos directos a los beneficiarios: Jóvenes Construyendo el Futuro, el arranque de los apoyos a adultos mayores y a jóvenes discapacitados.

Aunque el diseño del primer programa se atribuye al presidente y su implementación a la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, también se cuenta entre sus autores a Esteban Moctezuma Barragán, quien fuera expresidente de Fundación Azteca y hoy es secretario de Educación Pública.

El pasado 7 de febrero el presidente López Obrador anunció la implementación de un ambicioso programa de ayuda a los adultos mayores que pretende alcanzar 8 millones 500 mil beneficiarios. Banco Azteca es uno de los bancos que distribuirá los apoyos. Un día después, las acciones de Elektra llegaron a mil 55 puntos, uno de los índices más altos desde que inició la actual administración federal y en dos años de cotizaciones bursátiles.

El presidente recalcó que dicho programa sería un paso más hacia la construcción del “estado de bienestar” y la “transición a la bancarización en las zonas rurales e indígenas”. Secundado por Galia Borja, tesorera de la Federación, explicó el mecanismo: depósitos por transferencia electrónica SPEI desde la Tesorería a las cuentas individuales de los beneficiarios.

“Todo ayuda”

La inclusión financiera de jóvenes discapacitados o sin escuela ni trabajo, de adultos mayores y otros sectores de población en situación de vulnerabilidad es vista con buenos ojos por los analistas de riesgos que temen bajas en el sector.

A decir de Eugenia Martínez, directora asociada de Fitch Ratings, una agencia que recientemente bajó la calificación de Pemex y del sector asegurador, “todo ayuda” en un entorno con persistentes “presiones globales”, incertidumbre, alza en las tasas de interés y desaceleración en la contratación de seguros asociados a préstamos.

“Llegar a un nicho de la población con intereses diferentes y que normalmente no está bancarizada va a tener una relación directa con las aseguradoras. A estos nuevos segmentos se les puede ofrecer algún tipo de producto”, añade Martínez.

En este punto coincide Carlos Hermosillo:  El dinero “puede destinarse en tienda o puede retirarse, pero también puede permanecer depositado un mayor tiempo. Esto último es lo que Grupo Elektra está buscando”.