Cientos de taxistas se manifiestan en Madrid contra servicios vía aplicación

Cientos de taxistas madrileños con el apoyo de similares de varias regiones de España, llegaron esta tarde hasta la Plaza del Sol, una de las más importantes de esta capital, en su reclamo por normas más estrictas de servicios como Uber o Cabify.
Se trata de la continuación de la jornada que inició con un plantón ante la sede del Partido Popular (PP), en el cual milita Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid, quien pidió la actuación de las fuerzas del orden para evitar “el secuestro de Madrid” por los taxistas.
Este gremio cumple este lunes una semana de haber iniciado una huelga indefinida, el segundo movimiento en un año, por regulaciones más estrictas de los servicios que se solicitan mediante aplicaciones en teléfonos inteligentes, como Uber y Cabify.
Cobijados por la proclama “somos taxistas, no terroristas”, unos tres mil conductores de este tipo de vehículos se dan cita muchos de ellos provenientes de Andalucía, Asturías, País Vasco y Valencia, entre otras regiones españolas.
La solidaridad regional se muestra ante la expansión del servicio VTC a comunidades autónomas como la de Aragón.
José Manuel Rodríguez, delegado del gobierno, dijo la mañana de este lunes a la Cadena Ser que toca a Garrido las regulación de los taxis y de los VTC, como son conocidos los conductores que se solicitan mediante aplicaciones.
A su vez el presidente madrileño señaló que está abierto a un acuerdo con los taxistas e imponer duras sanciones a las VTC que incumplan las regulaciones, pero de ninguna manera a eliminar la competencia.
Un conflicto similar en Cataluña parece estar en su fase final de solución, pues este martes se espera la aprobación del decretó que fija la solicitud del servicio de un VTC con un mínimo de una hora de anticipación a que se preste.
Sin embargo los conductores de esta modalidad exigen que dicho decreto no sea aprobado pues los llevaría a su desaparición.
Para este martes se anticipa una manifestación de conductores VTC frente a la sede en Madrid del partido Podemos bajo el lema “Somos trabajadores, no multinacionales”, a fin de exponer que cotizan en España y quieren seguir sus labores sin miedo.
Podemos se ha pronunciado contra lo que llama la “uberización de la economía”, que es contraria a los derechos de los trabajadores, de los servicios públicos y acusa que los conductores de este servicio trabajan para multinacionales.
Sin embargo, críticos de este partido señalan que el mismo ha apoyado a trabajadores de multinacionales como Coca Cola, H&M, Alcoa, Airbus, Vodafone o Amazon, entre otras.
En España el número de licencias de taxi supera en más de cinco veces a las correspondientes de VTC, de acuerdo a datos al 3 de enero del ministerio de Fomento, indicó El Mundo.

24 HORAS

Comentarios