Rams y Saints ahora van por un boleto al Super Bowl LIII

No hay lugar a duda que los dos equipos que marcaron el ritmo de laConferencia Nacional fueron los Rams y los Saints. Los angelinos se mostraron implacables desde la Semana 1 y mantuvieron el gran paso hasta que se toparon precisamente con Drew Brees y los Saints en el Mercedes-Benz Superdome durante la Semana 9.

Los dirigidos por el joven coach Sean McVay son posiblemente el equipo mejor balanceado de los cuatro contendientes que permanecen para disputar el Vince Lombardi, ya que es muy difícil encontrarles alguna falla en su accionar, sea a la ofensiva o a la defensiva. Además que sus únicas caídas en la fase regular fueron ante equipos muy dominantes, uno de ellos los Saints en el ataque aéreo.

Goff demostró ante los Cowboys que es un quarterback que ha madurado una enormidad en tan sólo dos años siendo titular de los Rams. Comandó de gran forma la ofensiva de los angelinos y junto a Gurley y Anderson que lo auxiliaron por tierra, causaron gran daño a una de las mejores defensivas de la Liga.

Ahora en playoffs y ante un equipo como el capitaneado por Brees, deben hacer un partido aún mejor que contra Dallas en el divisional. El ataque aéreo de Nueva Orleans les hizo mucho daño cuando se enfrentaron y saborearon su primera derrota.

Por parte de los dirigidos por Sean Payton, también armaron una racha impresionante de triunfos que tras una sorpresiva derrota en la Semana 1 ante los Browns, no volvieron a perder hasta que fueron de visirta a Arlingtony cayeron por un marcador muy cerrado de 10-13 ante los Cowboys.

Sólo cayeron una vez después de esa derrota y fue en la Semana 17 ante los Panthers y con un equipo alterno, pues ya habían conseguido su pase a playoffs. Ya en esta fase, se dio el juego ante los Eagles de Foles que comenzaron sorprendiendo y que les incomodaron gran parte del juego, pero Brees supo desatascar la situación y llevó a los suyos a la final de NFC.

El Mercedes-Benz Superdome verá a dos grandes conjuntos que tienen como objetivo acabar con la ausencia del trofeo más codiciado en la NFL. Por un lado, la frescura y empuje de Goff, por el otro, la experiencia y temple de Brees, el nuevo integrante de los jugadores que llegan a los 40 años.

24 HORAS

Comentarios