Gerardo Ruiz Esparza acumuló 12 años de trabajo a lado de Enrique Peña Nieto, primero fue en el Estado de México, luego en el ámbito federal. En ambos ocupó puestos relacionados con la infraestructura y durante ese tiempo lo que también acumuló fueron acusaciones de corrupción… pero ninguna investigación.

El 30 de noviembre de 2018 fue el último día del que se tuvo información de las actividades del entonces titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza. El dato viene de su cuenta de Twitter porque no hay otro rastro del funcionario que acompañó a Enrique Peña Nieto desde un mismo puesto durante seis años.

Aunque no se sabe a qué se dedica ahora ni en dónde radica luego de abandonar la administración pública federal, Ruiz Esparza dejó pendientes y no de obras de infraestructura inconclusas, sino de los actos que cometió en funciones.

Alrededor de él hay una lista de personas y empresas: están Enrique Peña Nieto con quien trabajó durante 12 años; Alfredo del Mazo González, apenas fallecido y quien lo llevó a la administración pública del Estado de México; la empresa con la que se le ha acusado cometer actos de corrupción, OHL, hoy Aleática; sus escándalos con Grupo Higa y con la construcción del Paso Exprés de Cuernavaca y finalmente, el partido que siempre lo ha arropado: el Revolucionario Institucional (PRI).

Hasta el momento no hay ninguna investigación sobre el ex Secretario federal. El único acercamiento lo hicieron senadores independientes el pasado 29 de noviembre al presentar cuatro denuncias penales contra Esparza por presuntos sobornos y transferencias ilegales de dinero relacionado con la empresa OHL. Una parte, sostuvieron los legisladores Emilio Álvarez Icaza y Lucía Riojas, se utilizó en la campaña de Alfredo del Mazo Maza para gobernador del Estado de México.

Durante seis años como funcionario federal y con constantes acusaciones, el ex Presidente Peña Nieto jamás habló de removerlo de su puesto. Ocurrió con hombres cercanos a él, como Luis Videgaray o Jesús Murillo Karam, pero Ruiz Esparza inició el sexenio y estuvo al frente de la SCT hasta el último día.

EL FUNCIONARIO ESTRATÉGICO

Ruiz Esparza fue un funcionario de perfil reservado, alejado de las fiestas, de los aparentes lujos, de las fotografías. Pero eso ya no funcionó cuando las acusaciones de presunta corrupción se le acumularon.

Nació en la Ciudad de México en 1949. Estudió Derecho en la Universidad La Salle y se graduó en 1975. Desde antes de concluir sus estudios y sin cédula profesional –la obtuvo en 2015, ya como titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes–, fue Delegado del Banco de México (Banxico), de 1970 a 1975; luego fue Subdirector Jurídico de la Dirección de Deuda Pública y de la Dirección de Política Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Gerardo Ruiz Esparza, ex Secretario de Comunicaciones y Transportes, en su última comparecencia ante senadores en el marco de la Glosa del VI Informe de Gobierno.

Fue en 1981 cuando llegó al Estado de México. De ese año hasta 1987, fue Subsecretario General y Secretario General de Gobierno del Estado de México de Alfredo del Mazo González y aunque luego ocupó puestos en el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fue su trabajo con Del Mazo González lo que le forjó camino.

Y luego dio el salto a nivel federal e inició funciones con la presentación de grandes proyectos, uno de ellos y el más emblemático fue el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro.

ALFREDO DEL MAZO GONZÁLEZ,
ex Gobernador del Estado de México

En la imagen de diciembre de 2017, el Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, acompañado por su padre Alfredo del Mazo González.

Ruiz Esparza ha militado siempre en el PRI y fue el hombre más cercano a Del Mazo González, quien lo colocó como subsecretario General de Gobierno.

Después, a los lugares a los que el partido enviaba a Del Mazo, Ruiz Esparza siempre debía estar a su lado: cuando el primero fue enviado a la Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal, también fue designado como asesor especial, esto de acuerdo con el periodista Francisco Cruz.

El ex Gobernador sumó en esa generación de Gerardo Ruiz Esparza a personajes como Luis Miranda Nava y Juan Armando Hinojosa Cantú.

Del Mazo González fue el segundo Gobernador (1981-1986) de la entidad de esa familia, el primero fue Alfredo del Mazo Vélez (1945-1951).

Del Mazo González, tío de Peña fungió como su “cerebro” político en Los Pinos la primera mitad de su sexenio; forma parte de esa dinastía política mexiquense bautizada como Grupo Atlacomulco y, como tal, heredero y promotor de una forma de hacer política cuya principal característica es la lealtad a la familia, ya sea la consanguínea o la forjada a través de relaciones y negocios.

El pasado jueves 10 de enero, el Gobernador del Estado de México anunció la muerte de su padre. Ruiz Esparza le dedicó cuatro tuits: “Lamento profundamente el deceso de don Alfredo del Mazo González hombre de larga carrera en el servicio público. Implementó importantes modernizaciones e integró valiosos equipos de trabajo. Gran amigo […] Muchos abrevamos del ejemplo de don Alfredo del Mazo González como servidor público. Mi profundo pesar por su partida. Mi más sentido pésame a su familia y a nuestro querido Estado de Mexico. Que en paz descanse!”.

ENRIQUE PEÑA NIETO,
ex Gobernador del Estado de México y ex Presidente de México

Con Enrique Peña Nieto, ex Presidente de México, Gerardo Ruiz Esparza ocupó la Secretaría de Comunicaciones.

En 2005, con la candidatura de Enrique Peña Nieto a Gobernador del Estado de México, el político reapareció. Del Mazo le heredó a su sobrino Peña Nieto la relación con Gerardo Ruiz y ocupó la Secretaría de Comunicaciones. Luego, al ganar la elección de 2012, Peña Nieto le confió el mismo puesto, ahora en las oficinas de la SCT.

Fue el rostro de una Secretaría cuestionada por irregularidades que abonaron a la crisis de credibilidad de dicho sexenio.

A pesar de eso, en los últimos días de gobierno, el aún Presidente lo elogió diciendo que a pesar de “la crítica que a veces arreciaba”, Gerardo Ruiz Esparza y su equipo de trabajo “nunca cejaron en asegurar que los compromisos asumidos se cumplieran a cabalidad”.

De acuerdo con datos del Centro de Estudios Económicos del Sector de la Construcción (CEESCO), según las cuales, al finalizar este año, el nivel de cumplimiento del Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018 tendrá un avance máximo de 73 por ciento.

GRUPO HIGA Y PASO EXPRÉS
Dos sucesos clave en la administración de Esparza

En la imagen de julio de 2017 se ve a Gerardo Ruiz Esparza en un recorrido por el sitio donde un vehículo cayó en un socavón que se abrió en los carriles laterales, con dirección al norte del Paso Exprés. Foto: Margarito Pérez, Cuartoscuro.

El primero fue el escándalo de corrupción que marcó la administración de Enrique Peña Nieto y el segundo el que marcó la carrera de Ruiz Esparza.

Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa había ganado, junto con otras empresas la licitación del Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, pero justo el mismo día en que se anunció al consorcio ganador, se optó por cancelarla y fue el propio Ruiz Esparza el encargado de dar explicaciones.

Días después se conoció la “casa blanca” de la familia presidencial, con un valor de 86 millones de pesos y que fue propiedad de Hinojosa Cantú, empresario tamaulipeco que se convirtió en un próspero constructor de obra multimillonaria en apenas unos años con créditos y contratos de los gobiernos del Estado de México y ahora, del Gobierno federal.

Con Grupo Higa, la historia también se remonta al Estado de México, entidad donde están todas las obras dadas a través de concesiones millonarias.

Fue en el sexenio de 2005-2011 en el que se le adjudicó la construcción de 58 caminos, todos en el Estado de México. En 2010, a través de sus cuentas en redes sociales, el hijo de Ruiz Esparza, Gerardo Ruiz Dosal subió fotografías en las que presumía de diferentes viajes en jet privado, que eran presuntamente de la empresa Eolo, propiedad de Grupo Higa.

El suceso en el Paso Exprés ocurrió en 2017. En la carretera recién inaugurada se abrió un socavón que provocó la muerte de dos personas.

En la licitación principal fueron identificadas “prácticas de abuso de los requisitos que impiden garantizar las mejores condiciones de contratación”. Según México Evalúa, las contrataciones fueron efectuadas pese a conflictos de índole social sin resolver y con un proyecto ejecutivo “incompleto que requirió adecuaciones permanentes durante la construcción”.

Estas circunstancias generaron un sobrecosto de 73 por ciento (el costo total a 2017 fue de 2 mil 213 mdp, mientras que el presupuesto inicial en 2014 fue de 1 mil 274 mdp). Durante el proceso de licitación, sin embargo, no hubo desfases.

Hasta el año pasado, la Secretaría de la Función detectó al menos 22 irregularidades en el Paso Exprés, que incluyen errores en los procesos de licitación de cuatro de 13 adjudicaciones, incumplimientos en el programa, deficiencias y fallas de planeación y supervisión de las obras, omisiones a múltiples recomendaciones técnicas, así como un sobrecosto de poco más de 120 por ciento (equivalente a 1 mil 255 millones de pesos más de lo proyectado en un inicio).

OBRASCÓN HUARTE LAIN (OHL)
La empresa a la que se le ligó directamente en un audio

En esta imagen de noviembre de 2010 se observa a Gerardo Ruiz Esparza, entonces Secretario de Comunicaciones del Estado de Mexico, Enrique Pena Nieto y José Andrés Oteyza Fernandez, ex director OHL, durante un recorrido durante la inauguración del Viaducto Elevado Bicentenario.

Al ex Secretario se le cuestionó sobre su comportamiento o sobre su estrecha relación con las empresas constructoras. Él respondía molesto y negó siempre todo.

Cuando se difundió el audio en el que se le escucha hablar con Pablo Wallentin, ex director de Relaciones Institucionales de OHL para acordar un supuesto pago de vacaciones para el Secretario y la entrega de información privilegiada a esa empresa sobre la licitación de la Autopista La Raza-Indios Verdes-Santa Clara, dijo que era absolutamente falso.

De acuerdo con esa grabación, Wallentin reclamó a su asistente que Ruiz Esparza tuvo que pagar los gastos de estancia en un lugar que no se especifica, cuando el acuerdo era que éstos se cargarían a su propia tarjeta de crédito.

“Oiga, la voy agarrar a patadas. A Ruiz Esparza le cobraron sus estancias. Esa no me la acabo. Son nuestros invitados. Me van a reventar, ¿eh? ¿Cuánto fue la estancia y quién la pagó? Si lo pagaron las tarjetas de ellos, que les hagan un reembolso de inmediato y que lo carguen a la mía”, se le escucha decir a Wallentin, en una plática con quien parece ser su secretaria dentro de la empresa.

Esparza tuiteó, simplemente: “Rechazo categóricamente que la empresa OHL me haya pagado algún gasto de vacación o de cualquier otro tipo”.

“¡Su amigo Ruiz Esparza!”, dijo el funcionario federal en otra llamada para presentarse con el ex presidente de la OHL México, José Andrés de Oteyza.

Ninguna instancia federal, hasta donde se sabe, lo investiga. Sus palabras bastaron.

Cruz Jiménez ha descrito un evento que considera clave. En 2008, en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, se le otorgó a Peña Nieto, entonces de 40 años, el premio de “Líder Mundial Juvenil” y Ruiz Esparza acudió como parte de la comitiva.

“Después de esa visita comenzaron los rumores sobre las verdaderas razones por las que el Secretario de Comunicaciones había viajado a Europa y se dijo que fue para establecer un contacto directo con empresarios españoles. Meses después la empresa española Obrascón Huarte Laín (OHL), ganó la licitación SCEM-CCA-01-07 para la construcción y operación del Viaducto Elevado Bicentenario”, dijo el escritor, quien además plantea que el acercamiento oficial con la empresa española fue hasta tres años después entre Luis Videgaray Caso y Emilio Lozoya Austin, quien antes de ser director general de Pemex ocupó un cargo en OHL.

En los momentos más álgidos por las acusaciones de corrupción, Ruiz Esparza estuvo en los titulares de la prensa. También estuvieron José Andrés de Oteyza, presidente de OHL México, o Apolinar Mena, el titular de Comunicaciones del Estado de México.

ALFREDO DEL MAZO MAZA,
actual Gobernador del Estado de México

Al Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, también se le incluye dentro del círculo cercano de Ruiz Esparza.

Justo antes de la elección de 2017 para la gubernatura del Edomex, el abogado Paulo Díez Gargari presentó una denuncia en contra de Ruiz Esparza por el cobro ilegal al Gobierno federal, derivado de una táctica que creó cuando estaba en el Estado de México.

De acuerdo con lo dicho por Gargari, el equipo mexiquense conformado por Peña Nieto, Ruiz Esparza y Luis Videgaray “se acordó” de un dinero que la entidad “perdió en 1997”: eran 50 millones que el Gobierno federal no reembolsó como consecuencia del rescate carretero.

En el poder estatal presionaron para que el Gobierno federal lo devolviera, no sin antes sumarle una tasa de interés anual de 10 puntos reales por encima de la inflación. Así, el monto alcanzó los 3 mil 671 millones de pesos. Lo lograron recuperar cuando ya estaban en Los Pinos, señaló el abogado.

Díez Gargari sostuvo que el dinero fue utilizado para el elección del Estado de México porque no hubo registro alguno, sólo una cuenta que quedó en ceros.