Reciben como ‘valiente nueva canadiense’ a joven saudí que escapó de su familia

Rahaf Mohammed al-Qunun, una joven de 18 años cuyo caso se hizo viral a través de Twitter, llegó a Canadá después de que el Gobierno de ese país aceptara su solicitud de refugio.

Rahaf Mohammed al-Qunun, la joven saudí de 18 años que huyó de su familia esta semana diciendo que temía por su vida, llegó este sábado al aeropuerto internacional de Toronto, después de que Canadá le concediera asilo.

La joven fue recibida por Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores, quien le dio la bienvenida como “una canadiense muy valiente”.

Al-Qunun captó la atención internacional esta semana tras atrincherarse en un cuarto de hotel del aeropuerto de Bangkok para evitar ser devuelta a casa con su familia, que niega cualquier abuso.

La joven se negó a reunirse con su padre y hermano, quienes viajaron a Bangkok para regresarla a Arabia Saudita.

La adolescente arribó al aeropuerto internacional Pearson de Toronto este sábado por la mañana, con una camiseta con la palabra ‘Canadá’ en rojo y una gorra azul con el logo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que le ha otorgado el estatus de refugiada.

La joven había permanecido en Tailandia desde el pasado 5 de enero.

Su caso se volvió viral a través de su cuenta de Twitter, que tuvo que ser cerrada momentáneamente luego de que recibiera varias amenazas de muerte.

En su último tuit antes de partir hacia Toronto, Al-Qunun señaló: “Lo hice” y publicó fotos desde el interior de un avión.

Freeland, quien recibió a Al-Qunun en el aeropuerto de Toronto, dijo a los reporteros que la joven es “una nueva canadiense muy valiente”.

“Rahaf quería que los canadienses vieran que ella había llegado a su nuevo hogar”, declaró Freeland a los reporteros. “Pero ella tuvo un viaje muy largo y agotador, por lo que preferiría no responder preguntas hoy. Y ahora va a ir a su nuevo hogar”.

Una sonriente Qunun saludó a los periodistas mientras caminaba hacia el área de llegadas internacionales, pero no habló con los medios. Después de una breve aparición, la llevaron de regreso al interior de la terminal aeroportuaria.

La decisión de Canadá de otorgar asilo a la joven llega en un momento delicado: las relaciones entre Ottawa y Riad han sido tensas desde que Canadá exigiera la liberación inmediata de activistas por los derechos encarcelados el año pasado, lo que enfureció a Arabia Saudita, que como represalia congeló una serie de nuevos acuerdos comerciales.

El Financiero

Comentarios

comentarios