Un panorama favorable para la relación comercial entre Estados Unidos y China, tras la ronda de negociaciones entre ambas naciones que concluyó ayer,  benefició a la moneda mexicana debido a un aumento considerable en el apetito de riesgo.

La caída del dólar a nivel internacional fue otro factor que apoyó el movimiento de la paridad. La moneda estadounidense perdió terreno contra sus principales cruces.

El euro se apreció 0.95% y cotiza en 1.1549 dólares por unidad, su mejor nivel en dos meses. Contra el yen japonés, la referencia en Asia, el dólar retrocedió -0.65% y cotiza en 108.03 unidades, el mejor nivel para la moneda nipona desde el pasado 20 de abril.

El índice dólar, que mide el desempeño de la moneda estadounidense contra una canasta de seis divisas, cayó -0.82% y se ubicó en el nivel de 94.70 unidades. Su promedio móvil de 200 días es de 95.80 unidades.

El efecto se observó en divisas emergentes como el rand sudafricano, el real brasileño y el peso chileno, que también se vieron favorecidas por el movimiento en los precios del petróleo crudo a nivel internacional. La mezcla estadounidense West Texas Intermediate se apreció 5% y cotiza en el nivel de 52.17 dólares por barril.

El peso buscará romper el soporte de 19.20 unidades mañana. Se esperan cifras en materia de vivienda y declaraciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, que podrían tener fuerte influencia en las cotizaciones.

El Economista