Los autos eléctricos se vuelven ‘cool’

Algunas de las grandes marcas de deportivos de lujo quieren crecer con vehículos híbridos y eléctricos, pero enfrentan el reto de la falta de infraestructura necesaria y la desinformación.
Tesla Roadster fue el primer vehículo de esta marca estadounidense. (Tramino/Getty Images)

Antes de que el modelo Roadster de Tesla viajara al espacio, en febrero de este año, en tierra también marcó un hito, pues fue el primer deportivo eléctrico del mercado. Su velocidad y su capacidad de autonomía resultaron sorprendentes durante su presentación en Santa Mónica, California, pero fue sólo un preámbulo de lo que vendría: una década después, el vehículo de Elon Musk ha duplicado sus capacidades, con una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en 2.1 segundos y una velocidad máxima de 402 kilómetros por hora. Con ello, ha rebasado al Ferrari Portofino, y es una muestra del potencial de los autos eléctricos, que, en general, la industria –y los clientes– han considerado ‘lentos y aburridos’.

En México, el segmento de los vehículos alternativos –eléctricos, híbridos e híbridos conectables– es prometedor. Según los datos más recientes de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), sus ventas aumentaron 84.8% en el último año, principalmente, en la Ciudad de México, el Estado de México y Jalisco. Sin embargo, los autos deportivos ‘limpios’ todavía tienen que recorrer mucho terreno para posicionarse.

Los directivos de la industria ven tres principales obstáculos. El primero es la falta de infraestructura. De acuerdo con una encuesta de Deloitte, el consumo de vehículos eléctricos en México se ve frenado por la escasez de estaciones de carga, y no tanto por su costo.

Rafael Kisel Reinisch, presidente de Volvo Buses México, señala que la carga fiscal también frena el crecimiento. “Estamos muy abajo en este rubro, pero nunca es tarde”, indica. En cambio, en China, los incentivos fiscales para reducir las emisiones contaminantes impulsaron las ventas de los vehículos alternativos de BMW en 776% en el último año. Ahora, esa compañía prevé que 10% del volumen que venda en los próximos años sea de autos eléctricos, con el i8 como insignia.

Ese modelo deportivo es “el coche más innovador que jamás hayamos creado”, destacó la empresa en su presentación. Su precio está cerca de los 150,000 dólares, y es la gran apuesta del grupo en este segmento. Frente a él están Volkswagen, que ha hecho pruebas con su prototipo de competencias I.D. R Pikes Peak; Ferrari, que planea lanzar un modelo eléctrico para 2022; y Porsche, que tiene en puerta su modelo eléctrico Taycan, listo para ser comercializado en 2019.

Todos ellos harán frente también al tercer obstáculo: la desinformación. “Pocas personas saben las capacidades que puede tener un deportivo híbrido”, considera Alejandro Viveros, subdirector de Ventas para Infiniti México y Latinoamérica. Pero el directivo es optimista de cara al futuro. “Esto requiere de un importante trabajo de marketing y relaciones públicas. Queremos asegurarnos de que nuestros clientes conozcan el alto nivel de autonomía que pueden tener estos vehículos, y cuando se los explicas, cambia su percepción y se vuelven fanáticos”, asegura.

Expansión

Comentarios

comentarios