Mexicanos, a favor de un etiquetado entendible

-Nuevo TLCAN, lo evitaría.

 

El 86% de la población apoya la inscripción de advertencia en alimentos y bebidas, señala la Encuesta Nacional de Obesidad 2018. Debe tener información clara para niños y jóvenes.

La Alianza por la Salud Alimentaria (ASA) realizó la Encuesta Nacional de Obesidad 2018 (ENO 2018), la cual refiere que el 86 por ciento de la población apoya el establecimiento de advertencias en alimentos y bebidas cuando contengan más cantidades de azúcar, grasas o sal de las que los expertos recomiendan.

Por otra parte, el 84 por ciento está de acuerdo en que se utilicen símbolos, figuras o colores para que los etiquetados sean más comprensibles, como los que ya se utilizan en otros países latinoamericanos como Chile.

La encuesta refiere además que el 87 por ciento de los encuestados está de acuerdo en que las etiquetas de productos procesados se presente información clara y comprensible para niños y adolescentes y que informen sobre el azúcar añadido al producto.

Al exponer a los encuestados a un etiquetado de advertencia como el chileno y compararlo con el establecido en México, conocido como GDA: 54 por ciento opina que el etiquetado de sellos de advertencia (“Alto en azúcar, grasas, calorías…”) le permite entender fácil y rápidamente los riesgos que implica el consumo de algún producto contra solamente 15 por ciento que opinó lo mismo frente al etiquetado GDA existente en México.

Con el sello de advertencia (“Alto en…”) el 32 de los entrevistados declararon que si el sello mostrado estuviera en el empaque de alguna bebida que consumen regularmente, dejaría de consumir tal producto, otro 52 por ciento reduciría su consumo. A su vez, el 37 por ciento de quienes tienen hijos entre los 6 y los 16 años dejaría de permitir el consumo de la bebida que regularmente consumen sus hijos si el empaque de ésta incluyera el tipo de sello “Alto en azúcares”. El 54 por ciento señaló que  reduciría su consumo.

De acuerdo con la Alianza, esta encuesta confirma lo que diversos estudios nacionales e internacionales han reportado, y reforzando la recomendación del Grupo de Expertos mexicanos que recomienda que de manera urgente se establezca un etiquetado frontal de advertencia. Esta encuesta, refiere, demuestra que el etiquetado de advertencia claramente es útil para reducir el consumo de alimentos y bebidas altos en azúcares grasas y sal, objetivo central de todas las políticas y regulaciones recomendadas por la Organización Mundial de la Salud y los institutos nacionales de salud para reducir la obesidad.

“La población mexicana coincide con la academia, con las organizaciones de la sociedad civil y con las recomendaciones de los organismos internacionales, se requiere de un etiquetado frontal en alimentos y bebidas que advierta al consumidor del alto contenido de azúcares, grasas y sodio”, señaló Yarishdi Mora, coordinadora de la organización ContraPESO, durante la presentación de la encuesta.

“La Suprema Corte de Justicia de la Nación debe reconocer lo que es evidente, que el etiquetado frontal que estableció Cofepris viola el derecho a la información, el derecho a la salud y el interés superior de la infancia, como sentenció ya un juez”.

NUEVO TLCAN. Por otra parte, las agrupaciones que conforman la Alianza han denunciado que un anexo del nuevo tratado comercial entre México y Estados Unidos determina que ninguno de los países firmantes podrá establecer un etiquetado frontal de advertencia en alimentos y bebidas que permita a los consumidores tener información clara para realizar elecciones más saludables.

El 12 de marzo pasado la Alianza por la Salud Alimentaria advirtió la existencia de este anexo que fue presentado por el representante comercial de los Estados Unidos. El 20 de marzo de 2018, el New York Timesse refirió a este anexo que establece que no debería haber ningún símbolo, forma o color que “denote de manera inapropiada que existe un daño por el consumo de comidas o bebidas no alcohólicas”. La propuesta del anexo estaba soportada por la industria de alimentos y bebidas de los Estados Unidos a través de la Grocery Manufacturers Association. Por el lado mexicano, los negociadores apoyaban este anexo en acuerdo con la asociación similar de nuestro país, ConMéxico. Al darse a conocer este documento, el representante de Canadá en las negociaciones se opuso públicamente a esta prohibición ya que su país está realizando una consulta para implementar un etiquetado frontal de advertencia.

La prohibición establecida en él impediría que se lleve a cabo la recomendación del establecimiento urgente de un etiquetado frontal de advertencia en México que recientemente formuló un grupo de más de 30 expertos en nutrición y salud pública, que incluye a los directores del Instituto Nacional de Salud Pública, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, así como decenas de miembros de la Academia Nacional de Medica y del Sistema Nacional de Investigadores.

 

La Crónica

Comentarios

comentarios