López Obrador: “No voy a meter a Peña Nieto en la cárcel”

El candidato de la izquierda y líder en las encuestas a la presidencia de México se muestra conservador en temas como el aborto o el matrimonio homosexual durante su primera entrevista en televisión.

El candidato a la presidencia de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se sometió a su primera prueba seria de campaña al comparecer durante una hora y media a las preguntas de seis incómodos periodistas del grupo Milenio.

En su reaparición televisiva reiteró su intención de tumbar las reformas energética y educativa aprobadas por Enrique Peña Nieto, las de más profundo calado que ha realizado durante su Gobierno (2012-2018)

El tabasqueño también dijo que no encarcelará al mandatario porque no “hay marco legal para ello” y prometió reducir un 50% las muertes violentas en el país con un cuerpo policial que mezclará agentes y soldados. En el campo social, pidió “una tregua” sobre asuntos como el aborto o el matrimonio homosexual y sobre las elecciones del 1 de julio dijo que se celebrarán “bajo la sospecha del fraude”.

Sobre el movimiento que encabeza, Obrador personificó el aire mesiánico que le critican sus oponentes al decir “que es la hazaña transformadora más importante del mundo por el tamaño y la calidad de las gentes que lo forman”.

Como lider de la izquierda, uno de los temas más oscuros de López Obrador (AMLO) tiene que ver con su compromiso con las viejas reivindicaciones sociales. Y esto quedó en el aire. El fundador de Morena evitó pronunciarse sobre temas como el aborto o el matrimonio homosexual y se remitió a las consultas ciudadanas, aunque basicamente se declaró partidario de dejar las cosas como están.

Obrador, que se ha declarado evangélico, acude a estas elecciones en coalición con tres partidos, entre ellos el ultraconserador evangélico, Encuentro Social, contrario a reformas sociales y que ha provocado enormes críticas desde la izquierda. “Pero hagamos una tregua en este tema”, pidió.

En el tema económico, Obrador insistió en que las reformas estructurales han sido una estafa. “Dijeron que bajarían los precios de luz, gas y gasolina y no ha sucedido. Actualmente extraemos el mismo número de barriles de petróleo que hace 40 años (…) Las mal llamadas reformas no mejoraron la situación de los ciudadanos y la gasolina es más cara que en Estados Unidos o en Guatemala donde no tienen petróleo. ¿Dónde están los beneficios de la reforma energética?”, defendió

En el campo educativo anunció también que “no se puede hacer una reforma sin los maestros ni se les puede seguir insultando y culparlos de lo que no funciona en el Estado”.

Para lograr todos estos cambios AMLO anunció tres pasos: primero, debate, después consulta -con urnas y votos- y, tercero, modificaciones legales en el Congreso. El mismo sistema se seguirá para llevar a cabo las consultas sobre su gestión que ha prometido celebrar cada dos años.

Sin embargo, de estas reformas legales en el Congreso excluyó a Peña Nieto. “No voy a meter a Peña en la cárcel, no hay marco legal para ello. Según la actual Constitución al presidente en funciones solo se le puede enjuiciar por traición a la patria (…) hacer otra cosa es demagogia pura”, sentenció en referencia al actual mandatario, involucrado en un escándalo de corrupción conocido como la Casa Blanca.

Precisamente sobre combate a la corrupción, Obrador insistió en uno de sus mantras habituales: “Seré un presidente honrado y, por extensión y con el ejemplo, los gobernadores y presidentes municipales también lo serán”, resumió.

En el campo de la seguridad, tras el año más sangriento de los que hay registro, López Obrador se comprometió a reducir a la mitad los delitos. “Actualmente hay 24 homicidios por cada 100.000 habitantes. Reduciré entre un 30 y un 50% los delitos durante mi sexenio. Yo fui jefe de gobierno de la Ciudad de México y reduje un 30% delitos como homicidio o robo de vehículos” insistió Obrador.

Para lograr la pacificación del país “vamos a atender las causas (…) porque no se puede apagar el fuego con el fuego”, insistió. Obrador vinculó inseguridad y educación y dijo que durante su gobierno “No habrá jóvenes rechazados en universidades públicas”.

Sobre el ejército, encargado de combatir a los cárteles de la droga, reconoció que es imposible que regresen a los cuarteles en caso de una victoria electoral “porque eso sería un desastre”. “Yo sé cómo está la situación ahí fuera”, dijo a los periodistas en referencia a sus largas giras por todo el país.

Al respecto dijo que ejercerá como jefe de las Fuerzas Armadas y que “todos los días a las seis de la mañana recibiré el parte del ejército y la policía para coordinarlos”. Anunció también la creación de un cuerpo nuevo: la Guardia Nacional.

Paralelamente criticó la indiferencia del gobierno actual a pesar de las altas cifras de víctimas “si preguntas a Peña cuantos muertos hubo ayer no lo sabe”, dijo.

El País

Comentarios

comentarios